Redes realmente sociales

Hace tiempo recibí un comentario de una colaboradora: decía que parecía agencia de colocación, pues constantemente me pedían que publicara vacantes de otras empresas, y mis conocidos en busca de trabajo me pasaban sus CV.

No, no me dedico a recomendar candidatos, pero lo cierto es que encuentro un extraño placer en vincular a las personas de mi red, y me alegro en secreto cuando estas personas logran objetivos en común. Networking le llaman ahora… saber usar la agenda, decía mi papá. Y es que, en realidad de eso se tratan las redes: de ser sociales: de que la tecnología realmente esté al servicio del ser humano, y de ayudarnos entre todos.

Así que, si estás buscando cómo aprovechar las redes para aumentar tu influencia, o para trabajar en tu branding personal, aquí algunos tips:

  • Deja que tus acciones hablen; siempre serás más reconocido por lo que haces que por lo que dices. Y tú “no” tiene tanto valor como tú “sí”. Claro, en una cultura como la nuestra donde está mal visto negarte a hacer casi cualquier cosa, eso se aprende después de muchos años. Pero la única forma de darle valor a tu “sí”, es aprendiendo también a decir que “no”.
  • La información es poder; así que, úsala de manera efectiva. Si te enteras de un negocio o de una vacante que tú no quieres o no puedes aprovechar, ¡rólala! Seguramente entre tus contactos hay alguno que puede beneficiarse de esos datos.
  • El conocimiento se pudre; en serio, si no lo compartes, si no enseñas a alguien a hacer lo que acabas de aprender, no sólo lo olvidarás, sino que se te convertirá en cáncer. Bueno, no tanto, pero, ¿para qué quieres un dato inútil en la cabeza? ¡Mejor conviértelo en una lección que te ayude a acercarte a otros!
  • Si no tienes nada bueno que decir, entonces no abras la boca; sabio consejo de nuestras madres y abuelas. Estamos tan acostumbrados a quejarnos de las marcas en las redes sociales, que puede parecer sencillo hacerlo también de la gente: procura no hacerlo. Puedes comunicar el mensaje incorrecto, puede parecer que te quejas de todos, o que hablas mal de tus colegas, aunque no sea así.
  • .. tampoco te quedes callado; por supuesto, si sabes de una empresa o un individuo que no es de fiar, y te piden una recomendación, tienes la obligación de comunicarlo. ¿Qué tal si usas justo la frase anterior? Así no entras en conflicto, pero no avalas a alguien (o alguienes) que no lo merecen.
  • Disfruta del triunfo de los demás; y, como dicen en las películas, sonríe hasta con el hígado. Es tu gente, son tus contactos: tienes todo el derecho de alegrarte por ellos. Porque así funciona el universo: el éxito nos llega a todos. A cada quién en su tiempo, y en la forma en que más lo buscamos, pero nos llega.

Al final del día, el networking retribuye: en muchas ocasiones, acabas recibiendo mucho más de lo que diste. Y un like no debería negársele a nadie… o a casi nadie.

Itzel Castellanos es Estratega en Jefe en Kuukum Content Marketing, despacho especializado en estrategias de mercadotecnia y comunicación corporativa para empresas que atienden a otras empresas.

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS: La importancia del networking para crecer un negocio

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario