¿Cómo lograr el trabajo que quieres?

La frase “La mayoría de la gente, a nivel mundial, trabaja en algo que no le gusta” que escuchamos muchas veces obedece, aunque no lo parezca, a la famosa Pirámide de Maslow que se basa, en orden de prioridades, en las necesidades humanas a la hora, por ejemplo, de buscar un puesto de trabajo. Queremos que el trabajo cubra nuestras necesidades Fisiológicas, de Seguridad, Sociales y de Reconocimiento y de Autorrealización (en ese orden).  Pero, justamente, dedicarte a lo que a ti te gusta está relacionado con los dos últimos niveles: El Reconocimiento y la Autorrealización.

Si pensamos en la pirámide poblacional de cualquier país y particularmente la de México, nos damos cuenta de que la mayor parte de la gente trabaja para satisfacer la primera y segunda fase de la pirámide; de ahí que la gente elija un trabajo para tener un ingreso y no en aras de obtener una realización personal.

No obstante, considero que en los últimos años esto ha cambiado ya que las nuevas generaciones vienen con nueva información, y poco a poco las personas, independientemente de su nivel económico, empiezan a sentir que merecen un trabajo que además de alimentarlos, sea un espacio que no los haga sentir incómodos “Quiero un trabajo donde no me maltraten, donde no me griten …”. Posteriormente, creo que la generación millennial, por ejemplo, ya no sólo piensa en un trabajo donde no los traten mal, sino que los traten bien, los reconozcan y que sea un lugar donde puedan autorrealizarse (que se relaciona con metodologías de hoy como Great Place to work). Las nuevas generaciones han dado un brinco en este sentido, el paradigma con el cual se buscaba un trabajo anteriormente vs hoy en día ha cambiado significativamente.

Actualmente, considero que la elección laboral es mutua, antes las empresas elegían a los colaboradores pero hoy en día yo creo que se eligen mutuamente.

¿De qué depende obtener el trabajo que deseas?

El primer paso es la autorreflexión, ya que muchas veces no sabemos lo que queremos. Lo vocacional (yo quiero hacer esto porque nací para esto), es un tema que trae todo un proceso; es decir, la mayor parte de los seres humanos no sabemos para qué nacimos. En este sentido, yo siempre digo que la gente tiene dos momentos fundamentales en su vida: el momento en el que nace y el momento en que descubre para qué nace; y saber para qué naciste puede llegar incluso 15 o 20 años después de que terminaste la carrera. Considero un privilegio las personas que desde muy jóvenes detectan que nacieron para ciertas actividades o profesiones. Hay personas que me dicen “Yo soy médico y desde niño quería ser médico y amo la medicina”, pero ese tipo de casos, la verdad, son la excepción. La mayor parte de la gente sí tiene que vivir un proceso para descubrir qué es lo que quiere, por lo que para encontrar el trabajo de tus sueños, tienes que identificar primero cuál es tu sueño; de ahí que el primer paso que tienes que dar no está ligado a algo externo, sino interno y así evitar caer en un área de confort con frases como “No me gusta lo que hago pero ….  ¿ya para qué le muevo?”.

Asimismo, ten en cuenta que el trabajo que deseas no siempre está relacionado con el trabajo para el cual eres bueno. El tema vocacional incluye ambas cosas. Incluye tanto que sea un trabajo que te guste como que sea un trabajo en el cual tú tienes algo que aportar. Es decir, yo puedo querer ser futbolista pero resulta que no tengo ni las habilidades ni las fortalezas, ni el talento para serlo. La vocación habla de esa voz interna que te dice … ¿Te gusta esto? Pero que, al mismo tiempo, identificas que esas son tus principales fortalezas y puedes cobrar por eso.

Cómo conseguir el trabajo que deseas bien porque estás buscando empleo o quieres cambiar de puesto de trabajo

  • Analiza tu vocación; Este primer paso es totalmente interno, voltea a verte a ti mismo, antes de estar viendo qué está pasando a tu alrededor y descubre para qué viniste al mundo. Detecta los trabajos que te gustan y en los cuales tendrías algo que aportar.
  • El siguiente paso está afuera, es decir tienes que acercarte a organizaciones o empresas que tengan ese tipo de posiciones o desarrollos profesionales, que a eso se dediquen.
  • Haz un Puente; por ejemplo si eres contable y no te gusta lo que haces, y descubres que tu verdadera vocación es el marketing, te preparas y haces una especialidad que tenga que ver con Mkt (Ya sé lo que quiero y además me preparé para poder aportar mi conocimiento en esa materia). Posteriormente, es importante hacer un Puente .. pero, ¿esto qué significa? No puedes dejar un trabajo de un día para otro para dedicarte a perseguir un sueño, ya que resulta que tienes que comer y te puedes quedar en el camino … Hacer un puente es empezar a buscar alternativas de esa actividad que te gusta hacer e, inclusive, hacerlas pro bono, es decir, yo sigo trabajando como contador pero me acerco a una agencia de mkt y les ofrezco mi trabajo (tal vez en un inicio ayudándolos con la talacha, con lo que nadie quiere hacer ..). A lo mejor no te van a pagar nada pero te estás acercando a ese mundo donde, eventualmente, cuando haya una vacante, obviamente al primero que le van a voltear a ver es a ti. Y lo digo con toda la convicción y seriedad, ya que cuando yo hice justamente el cambio de ser un ejecutivo corporativo en una empresa donde me trataban bien, donde me gustaba lo que hacía, un trabajo que estaba alineado más o menos con mi vocación (director de RRHH), cuando me decidí dedicarme a lo que hago actualmente, ofrecí mi trabajo prácticamente sin ningún ingreso con la idea de empezar a hacerme un nombre, prestigio. Y cuando hubo una oportunidad a la primera persona que le voltearon a ver fue a mí, por lo que tienes que pagar un precio; primero se cosecha y luego se siembra. Hay que sembrar, aunque a veces no recibas dinero a cambio. Si te ofrecen un trabajo en lo que te gusta y te lo pagan está perfecto pero, en general, subrayo la importancia de hacer puentes porque el poder pasar del estado A al estado B, implica construir una red que te lleve de un punto a otro.

Una vez de que estamos en el trabajo que deseamos, ¿qué hacer para mantenerlo?

Hay una cosa que se llama “la ley de la correspondencia”, y, en resumen, significa lo siguiente: “da primero aquello que deseas”. Si tú quieres conservar un buen empleo, antes de pedir un ascenso o crecimiento dentro de la empresa, primero tienes que ofrecer aquello que deseas; ¿Quieres desarrollarte dentro de la empresa? Tú da primero desarrollo en tu empresa; es decir, tienes que estar dispuesto a dar un  “plus” en tus actividades; ¿Quieres más dinero? Asegúrate de que tu empresa haga más dinero.

He visto en diversas organizaciones y empresas que hay empleados que se ponen demandantes pero todavía no han ofrecido la mejor parte de ellos, por lo que para poder mantener un trabajo hay muchas variables pero sí lo primero es estar dispuesto a dar, ofrecer, donar, ya que eso hace que pases de ser dispensable a indispensable y hace que te volteen a ver como alguien que puedes y debes crecer en la organización porque estás ahí dando siempre lo mejor de ti.

Raciel Sosa, Director General de Leadex Solutions

Facebook: Raciel Sosa MX / Twitter: @Raciel Sosa / Email: informes@leadex.com.mx

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS: Innovación Disruptiva para la supervivencia de las empresas

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario