Dirige el liderazgo de una forma conceptual

Es frecuente encontrar ejecutivos para los cuales la definición de liderazgo es casi un mal interpretado en las organizaciones. Para comprender el significado de liderazgo hay que comprender que liderazgo no es Management. No existen técnicas de liderazgo, lo que existen son formas de conceptualizar liderazgo.

No es fácil conceptualizar esta palabra, pero por medio a la herramienta llamada “caja conceptualizadora” se puede comprender algo complejo de forma sencilla y clara. “Hay que pensar fuera de la caja es una forma de pensar diferente pero no se logra hasta obtener “otra caja” para pensar. La mente no logra capturar ideas complejas sin “cajas conceptualizadoras”.

Cuatro Reinos del Liderazgo y cómo construirlo

Los expertos en liderazgo como John C. Maxwell, Manfred Kets De Vries, Jim Collins, Robin Sharma, Daniel Goleman y otros, hablan de los mismos conceptos utilizando diferentes “cajas conceptualizadoras” para dar a conocer las formas de explicar liderazgo.

El Reino de la Hiena representa el más bajo de los cuatro reinos y aquí no encontramos líderes, únicamente encontramos “jefes”; el egocentrismo, en el ego no resuelto y en la idea de que liderazgo deriva de la posición en la jerarquía organizacional.

La hiena representa a aquellas personas que creen (de forma consciente o inconsciente) que Liderazgo es la posición jerárquica o el titulo como: Presidente, Vice-Presidente, CEO, Director, Gobernador, Manager, Jefe etc.   y por lo tanto (según la lógica de las hienas) deben ser obedecidas por aquellos que están abajo suyo en el organigrama.

La hiena que recurre a este reino busca los beneficios del puesto, sus derechos y el poder formal para hacer su voluntad y se convierte en el cargo más pobre de las formas de influencia y una que no demanda Inteligencia Emocional

El problema en el Reino de la Hiena es que cuando los empleados trabajan con un jefe enfocado en el ego, la organización sufre como consecuencia: el mínimo esfuerzo de parte de su equipo y la rotación de personas en su organización. Esto se resume al fracaso en liderazgo.

Es importante intuir que liderazgo no es la posición. Cuando comprendamos esto (con la mente y con el corazón) podremos cambiar de forma de pensar y conquistar el Reino de la Hiena. Únicamente conquistando este Reino podremos continuar nuestro viaje hacia el siguiente destino: el Reino del Perro.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS: Liderazgo que aumenta la rentabilidad de los negocios

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario