Las razones y consecuencias de la caída del IFB del 1.7%

HR Ratings –agencia de calificación de crédito mexicana por su monitoreo constante y anticipatorio – mostró que la Inversión Fija Bruta (IFB) cayó 1.7% en mayo con respecto al fuerte incremento de 15.56% t/t de febrero, esto como consecuencia de un decremento de 25 puntos porcentuales (pp) en la inversión en construcción y de una desaceleración de 11pp en la Inversión en Maquinaria y Equipo (IME).

La razón principal del retroceso en la construcción fue la caída trimestral anualizada de ambos de sus sectores (no residencial y residencial). La desaceleración en la IME se debió a la fuerte pérdida de dinamismo de su componente importado. La debilidad en la construcción residencial es por el fuerte crecimiento que había mostrado a partir del segundo semestre del año pasado y que continuó hasta febrero de este año. No obstante, la IME nacional evolucionó durante el trimestre de mayo de manera bastante positiva, mitigando así la caída del componente importado, y evitando que la IME total se tornara negativa.

La caída en la construcción durante el trimestre terminado en mayo puede reflejarse en el retroceso del sector secundario (actividad industrial) mostrado en las estimaciones oportunas del PIB para el segundo trimestre de este año (-0.3% t/t); por lo que es probable que de manera anualizada el crecimiento de la economía, especialmente del sector secundario no sea positivo para el 2T18.

De manera general y como se muestra en la tabla anterior, la IFB retrocedió 1.7% anualizado en mayo con respecto al fuerte incremento de 15.56% del trimestre terminado en febrero como producto de la caída de 11.92% t/t en la inversión en construcción relativo a su fuerte crecimiento de 13.29% del trimestre inmediato anterior. De igual forma, la desaceleración de 11.31% t/t de la IME frente a su desempeño de 21.83% t/t en febrero perjudicó la evolución de la IFB total.

La evolución de cada componente de la IFB de manera más detallada, la inversión en construcción comenzó finalmente a descender, esto después de su gran auge propiciado a finales del 3T17 y durante todo el 4T17 y 1T18. Lo anterior fue producto del resultado de la reconstrucción iniciada por la destrucción del sismo de septiembre del 2017.

Se percibe en sus componentes residencial de manera trimestral anualizada (-13.23% la construcción residencial y -7.98% la no residencial) afectando la evolución de la IFB total.

El IME total, se vio afectada por la fuerte desaceleración de su componente importado, el cual pasó de una tasa de crecimiento trimestral anualizada de 24.93% en febrero a una de 1.77% en este trimestre terminado en mayo. El elemento más afectado fue el de “otros bienes”, que cayó 1.14% t/t tras crecer 25.54% en febrero. De igual forma, el equipo importado de transporte presentó una desaceleración de 9pp, avanzando 11.91% t/t frente al incremento de 20.71% del trimestre inmediato anterior.

No obstante, la IME nacional logró mitigar el bajo desempeño del componente importado, avanzando 23.91% anualizado frente al ya fuerte 13.31% del trimestre terminado en febrero; esto gracias al incremento de 9pp tanto en la inversión en equipo de transporte como en la inversión en otros bienes.

Lo anterior impulsó al crecimiento de la IME total, logrando que, a pesar de su desaceleración notoria frente al trimestre de febrero, en mayo todavía logrará crecer a una tasa de 11.31% anualizado.

El desempeño anual tanto de la IFB total como la de sus componentes, se observa que esta había estado creciendo de manera acelerada durante cinco meses consecutivos, por lo que su desaceleración era de esperarse, pues era muy difícil seguir manteniendo altas tasas de crecimiento por tanto tiempo seguido.

Sin embargo, con respecto al año pasado, la IFB mostró un avance bastante positivo, repuntando 2.54% anual (a/a) con respecto a su caída de 1.47% de mayo de 2017. En lo que respecta a la IME importada, esta creció 7.86% a/a frente al 6.12% del año pasado, mientras que la inversión en construcción residencial repuntó 2.71% relativo a su descenso de 0.45% en mayo de 2017.

El desempeño en la construcción, en su componente residencial, se debió a los programas de reconstrucción de viviendas posteriores a los sismos de septiembre; además de que su resultado en mayo es el promedio acumulado de tres meses de incrementos fuertes y positivos, mientras que, en mayo del año pasado, era el promedio de tres meses consecutivos de caídas. De igual manera, en abril de 2018 fue el mes de mayor crecimiento anual, que corresponde a abril de 2017, mes de mayor debilidad del año pasado.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS: Alcanza inversión publicitaria cerca del 1% del PIB, en los últimos cuatro años

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario