Consejos para propiciar el ahorro en tu negocio

Acudir con asesores o intercambiar servicios son algunos de los trucos que ayudan economizar el capital de una empresa, a continuación, presentamos esos consejos que te ayudarán a iniciar un plan de ahorro en tu negocio.

Iniciar con una empresa no es cosa fácil, y mantenerla a flote es aún más complicado, sino se toman las medidas adecuadas.

Aquellos que iniciaron hace varios años con un negocio y hoy siguen trabajando son un claro ejemplo de éxito, ellos pueden ser una especie de asesores para tu proyecto, pues poner en práctica y perseguir el éxito empresarial es posible casi sin gastar recursos en este rubro, y además estarás aprendiendo de otros exitosos.

Para lograr ahorrar en tu empresa, el punto clave es aprender a diferenciar los tipos de costo que existen para luego definir cuáles son los aspectos en los que verdaderamente podrás ahorrar, algunos de ellos son:

Servicios gratuitos: Los especialistas indican que para reducir costos y ahorrar puedes aprovechar algún servicio de consultoría gratuita. En ferias o promociones, incluso, puedes acudir a instituciones como la Fundación ProEmpleo que es una asociación civil sin fines de lucro que pretende impulsar a las personas a ser más productivos, a través de capacitación y consultoría empresarial para la creación y mejora de sus microempresas y autoempleo, en ocasiones únicamente solicitan una cuota de recuperación simbólica.

Elige detalladamente a tus proveedores: Debes planificar toda tu operación en la adquisición de materiales y productos para tu empresa, es muy importante tomar en cuenta te ofrezcan buenos precios, y con entregas muy puntuales, así también debes negociar con tu proveedor algún descuento y oferta por pronto pago, o bien algún tipo de flexibilidad en los pagos.

Subastas por Internet: Esta opción de subasta electrónica es una excelente opción para conseguir buenos precios. Los expertos indican que a través de ellas se pueden obtener ahorros de hasta un 80%, dependiendo de tus procesos de compra. Si es tu primera compra, vas a conseguir mayor descuento, sin embargo, si llevas varios ciclos consecutivos, el ahorro será de hasta un 10%.

Contrata outsourcing: Con la finalidad de ahorrar a tu empresa costos y trámites contratar los servicios de una empresa cuando necesites un producto o algún tipo de servicio de forma puntual, lo mejor es optar por esta alternativa. Recuerda que puedes tercerizar muchísimas cosas que harán que la gente se enfoque en crecer tu negocio, tales como actividades de préstamos de nómina, en las que tu empresa dedica recursos humanos y monetarios para una actividad que puedes designar a otros, y en casos, sin costo para tu empresa.

Fuerza de ventas: Adicional al punto anterior, y con el objetivo de reducir costos fijos, puedes hacer uso de la contratación de personal de la fuerza de ventas por comisión de esta forma los colaboradores tendrán un salario base, pero deberán cumplir ciertos objetivos para obtener su beneficio y en cierta medida reducirás costos por manejo de personal.

Trabajo a distancia – Homeoffice: Con el avance de la tecnología y el acceso a internet cada vez es más sencillo estar comunicados y trabajar en equipo de manera virtual, con esta enorme posibilidad tu empresa podría ahorrarse costos locales, ya que los suministros de luz, internet, equipo de cómputo y transporte se verían drásticamente reducidos. Con la opción de laborar a distancia existen enormes posibilidades de ahorrarte costos iniciales.

Software libre: En conjunto con el punto anterior, la utilización de programas de licencia libre reduce los costos iniciales, y es posible instalarlos desde cualquier dispositivo. Existen aplicaciones para los móviles las cuales organizan todos los gastos para que puedas detectar los rubros de mayor gasto y establecer presupuestos de forma sencilla con la finalidad de ahorrar.

Opera tu empresa desde casa: Evalúa la viabilidad de montar tu oficina en casa. Para ello, debes tener un espacio dedicado exclusivamente como zona de trabajo, con suficiente espacio para alojar tus herramientas de trabajo o bien un espacio para poder recibir clientes y/o prospectos.

Invierte bien: Debes analizar detenidamente dónde y cómo invertir los beneficios de tu empresa, debes saber si es o no el momento indicado para que tu empresa se expanda, o bien si deseas invertirlo en una cuenta que genere intereses bancarios.

Tipos de costos: Gastos generales, son los costos que permite que tu empresa siga operando. Aquí incluimos los suministros como la luz, el agua, internet. También incluimos los alquileres y las nóminas. Puedes ahorrar poco dinero en servicios, como agua y luz, si no te lleva mucho tiempo o afecta la calidad de tus operaciones. En general es el rubro en el que menos se puede ahorrar.

Gastos de ejecución o costos de ventas, pueden variar según las ventas de tus productos o proyectos a ejecutar. Se trata de los gastos indispensables para vender directamente asociados a tu producto o servicio y que pueden subir y bajar con base en la demanda. Conseguir descuentos o proveedores, cambiar un material costoso por otro, tercerizar servicios, son algunas de las opciones con las que podrás ahorrar mucho más que la opción anterior.

Gastos de oportunidad, pueden variar según las decisiones que tomes. El costo de oportunidad te puede indicar lo que estás haciendo mejor con los recursos que tienes. Se trata de tomar buenas decisiones en Política de compras con base en las ventas, Gestión de recursos humanos, considerando alternativas de tercerización.

Con estas recomendaciones lograrás enfocar tus objetivos y durante el trayecto ahorrarás recursos para hacer crecer a tu empresa.

http://www.maxcapitalmex.com/

Por Sylvain Chevalier, Director de Relaciones Institucionales, Mex Capital Mex

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS El consumo de productos mexicanos genera empleos

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario