FinTech: Las boutiques de innovación

De acuerdo al nuevo estudio comparativo Internacional, Global Innovation Index 2018, México está en una mala posición en cuanto a innovación tecnológica en las empresas se refiere, un tema de preocupación y relevancia considerando que este factor determina el desarrollo económico y la competitividad nacional ante negociaciones importantes como el reciente tratado USMCA. La innovación es, a la vez, uno de los retos más grandes y uno de los activos más importantes que tienen las empresas  globales en la era digital.

Los 10 países mejor rankeados de acuerdo al Índice de Global de Innovación son: Suiza, con 68.40 puntos; Holanda, con 63.32; Suecia, con 63.08; Reino Unido, con 60.13; Singapur, con 59.83; Estados Unidos de Norteamérica, con 59.81; Finlandia, con 59.63; Dinamarca con 58.39; Alemania con 58.03; e Irlanda, con 57.19.

Este año México se ubicó en la posición número 56 de 126 con 35.34 puntos, uno de los más bajos del continente Americano, por debajo de otros países Latinoamericanos como Chile, que obtuvo 37.79 o Costa Rica con 35.72 puntos.

¿Qué necesita México para repuntar en innovación?

Encontrar un punto diferenciador dentro del mercado, que los distinga del resto, es un reto complicado; pero las compañías tienen al alcance la posibilidad de aprovechar la innovación de otros para optimizar sus operaciones. Y así impulsar su propia innovación.

No estamos dentro de un ambiente que privilegie la investigación e innovación, como Francia, Alemania, Reino Unido o Irlanda, pero sí hay una corriente de “Innovación a la medida” que recorre México.

Con innovación a la medida, hablamos de empresas y/o colectivos que sirven como una boutique de soluciones tecnológicas e innovadoras para la nivelación de mercados para todo tipo de empresas.

Ejemplos como el de Querétaro, que se ha convertido en el centro neurálgico de la industria aeronáutica mexicana, en gran medida gracias a este modelo, similar al de un coworking, donde varias empresas colaboran entre sí sin pertenecer a una sola industria pero sí con un objetivo en común.

Este tipo de modelos funcionan muy bien para economías como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Perú, Panamá y México donde, de acuerdo al Reporte Perspectivas económicas de América Latina 2017 de la OCDE, las empresas privadas señalan una escasez de ingenieros, técnicos y trabajadores especializados.

Entre las ventajas que nos da el modelo de compañías de tecnología e innovación a la medida se encuentran:

  • Construir capital humano
  • Generar empleo
  • Impulsar la innovación en la sociedad al poner al alcance de la población general nuevas herramientas para solucionar problemas de antaño.

El ecosistema emprendedor en México también ha sido un semillero de estas soluciones, pues el emprendimiento es un potenciador de creación de mercados mediante la difusión tecnológica, la innovación y coordinación de mercados

En el país tenemos como ejemplo a la FinTech mexicana CuentasOK, que tiene un equipo de desarrolladores para implementar soluciones a la medida de clientes para los que los paquetes normales en el canal de venta no son suficientes. Clientes que gracias a esta implementación, desarrollan su innovación sin necesidad de contar con un equipo de recursos y desarrollo dedicado.

De esta manera, los emprendedores ofrecen una solución a la falta de recursos públicos para la Investigación y Desarrollo.

Por Gonzalo Alonso, CEO de CuentasOK

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Fintech ayuda con innovaciones tecnológicas para los emprendedores

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario