Sector financiero busca cómo adoptar contratos y firmas electrónicas

La Transformación Digital avanza en todas las industrias, los contratos digitales son el vehículo para agilizar los negocios con elementos de seguridad que certifiquen la identidad digital de los involucrados ante procesos o transacciones que hoy realizan las organizaciones.

Sin embargo, sólo se requiere de una copia de la credencial de elector del Instituto Nacional Electoral (INE) para comenzar a trabajar en un fraude. Es una de las actividades que más preocupa al sector financiero y más a la transformación digital de todas las industrias.

Con esta premisa, la startup TRATO, proveedora de soluciones de contratos electrónicos, llevó a cabo el foro Contratación Electrónica en Operaciones Financieras, un espacio donde expertos en comercio, autoridades del gobierno, abogados y profesionales de Tecnologías de Información (TI) compartieron cómo los sectores de la industria, el gobierno, la educación y la sociedad en general utilizan y observan la figura de los contratos y firmas electrónicas en los acuerdos empresariales.

El diálogo del foro, expertos y empresas que trabajan en la gestión de contratos y firmas electrónicas como la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México (ASOFOM), NA-AT Technologies, Seguridata, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), FIMPE, FAD Biometría y el Tecnológico de Monterrey compartieron sus experiencias en materia de contratos y firmas electrónicas.

“Si queremos producir consecuencias de derecho, necesitamos que esa identidad digital cumpla con ciertos elementos, porque una cosa es identificarse y otra acreditar que lo soy, con el objeto de que sean válidos en juicios y proceso de conflicto. Sobre todo, porque ahora se celebran contratos con máquinas, que no son personas físicas ni morales.

Durante la mesa Características de un contrato electrónico y firmas digitales, Mauricio Ocampo, Techno Law Geek de Legal Hackers apuntó que el ciberespacio es necesario contar con elementos digitales que permitan identificar a las personas y empresas para que las acrediten.

Por su parte, Carlos Chavarría, CEO de NA-AT Technologies, señaló que los contratos y firmas electrónicas son importantes para las instituciones financieras y sobre todo para los usuarios finales pues tienen elementos tecnológicos que ayudan a verificar y validar todas las transacciones.

“Con este tipo de activos digitales, resultaría mucho más difícil el éxito para los delincuentes. Pero no estamos hablando sólo del mecanismo de una firma o contrato digital, sino de más elementos como autenticación biométrica y con ello asegurar los acuerdos digitales”, dijo Carlos.

Otra mesa que trató sobre la Experiencia de utilizar los contratos electrónicos en operaciones financieras, los expertos indicaron que las instituciones se encuentran en plena adopción de este tipo de activos digitales, además de llevar los expedientes en papel hacia la conformación de archivos digitales y certificados.

“Ahora es un tema de lo que me permite hacer la ley con este tipo de documentos y sobre todo cuáles son las que me funcionan en las operaciones financieras, y mientras más instituciones utilicen este tipo de tecnologías con firmas y documentos electrónicos, las autoridades deberán apegar las legislaciones a la digitalización”, aseguró Ignacio Bermeo, CEO de TRATO.

Finalmente, la charla relacionada a la opinión de autoridades en torno a los contratos electrónicos y firmas digitales, Raúl Navas Salazar, director de Desarrollo Regulatorio de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), explicó que a la institución le corresponde emitir las reglas para el uso de medios electrónicos para celebrar operaciones.

“Medios de autenticación como passwords, tokens y biometría, elementos que hoy son contemplados junto con la firma electrónica en la Ley Fintech para realizar operaciones a través de un smartphone”, comentó Raúl Navas.

De acuerdo con esta ley, las instituciones de tecnología financiera que sean autorizadas podrán utilizar medios electrónicos para otorgar sus servicios y permitirán el uso de la firma electrónica avanzada, o cualquier otra forma de autentificación, para la contratación de sus productos o realizar operaciones.

Por su parte, Arturo Rocha, director jurídico de la firma FIMPE, señaló el gobierno ha realizado fuertes iniciativas para recabar datos biométricos de los ciudadanos, pero que aún no son utilizados para ningún trámite público o por lo menos de identificación.

“México debe estar muy al pendiente de cómo se mueve esta industria y con ello agilizar los procesos de negocio en beneficio de todo el ecosistema financiero”, concluyó Ignacio Bermeo, CEO de TRATO.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Startup especializada en el sector financiero asegura inversión de 7 mdd

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario