La gestión empresarial no es una estrategia aislada

Las empresas nacen con base en los propósitos que esperan obtener, sin embargo, fijar un plan en donde se determinen las bases y obligaciones empresariales, es necesario. La gestión de una empresa conlleva una serie de operaciones básicas que dan respuesta a las necesidades de la organización.

Por otro lado, el control de los recursos empresariales, ya sean financieros, humanos o contables, por mencionar algunos, se logra a través de sistemas administrativos o con la ayuda de softwares; Sistemas de Planificación de Recursos Empresariales, (ERP) por sus siglas en inglés) para darle control a los procesos y brindar la información necesaria.

Cabe resaltar que los sistemas ERP no son un gestor para crear estrategias de negocio, sino que ofrecen las bases para que los directivos tomen decisiones considerando los resultados obtenidos.

“La tecnología nos da la ventaja de tener cada aspecto de la empresa a través de herramientas que incorporan la información de diversos departamentos y los recursos de manera integral. Para tener orden, el primer paso es que exista coherencia, sin ésta no se podrá conocer el estado real de la empresa, desde un análisis detallado de las finanzas, hasta cada actividad que se lleve a cabo”, apuntó Israel Coto, director de la Oficina de Microsip en la Ciudad de México.

La gestión empresarial no se trata de una estrategia aislada tomada por los directivos, sino que implica la recolección y análisis de información, para la implementación oportuna de tácticas específicas con el fin de mejorar la operación de cada área y el rendimiento de los colaboradores.

A pesar de esta labor compleja, la interoperabilidad permite que todas estas referencias, obtenidas de cada departamento, se conviertan en indicadores a partir de los cuales los directivos podrán realizar estrategias alineadas a los fines organizacionales.

Asimismo, lograr la optimización de los procesos no se da únicamente a través de un análisis de los datos, sino que consiste en dar las herramientas necesarias para que los trabajadores puedan desempeñar sus tareas.

Otro punto a considerar, aunado a la implementación de herramientas tecnológicas, es la creación de tableros de control de KPIs (Indicadores Clave de Desempeño), para dar seguimiento, evaluar los datos más relevantes y utilizarlos en la creación de estrategias de negocio.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS “Con México y contigo”: Microsip 2018

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario