La competitividad detonará en 2019 con base en emprendedores

El Informe de Competitividad del Talento Global (GTCI) 2019, producido en colaboración por Grupo Adecco, la escuela de negocios INSEAD y Tata Communications, explica que el talento emprendedor no se limita solo a empresas nuevas o disruptivas si no que es un concepto que deben impulsar las empresas, profesionales independientes, países y ciudades, para ser competitivos en la economía actual.

De acuerdo con Salvador De Antuñano, Director de Recursos Humanos de Grupo Adecco en México, queda mucho camino por recorrer antes de que todas las economías del mundo puedan realizar su verdadero potencial a través de la competitividad del talento emprendedor. Por esta razón, el primer paso es crear una atmósfera abierta para promover y estimular el aprendizaje y la generación de ideas tanto en las instituciones educativas, como en las organizaciones.

De acuerdo con datos de dicho informe (GTCI), el talento emprendedor estará marcado por los siguientes factores en la era de la transformación digital:

  1. Desigualdad de talento. La brecha entre los países de ingresos altos y bajos ha aumentado en los últimos años. Esto es más notable en América Latina y el Caribe. Los países con mejor desempeño siguen siendo Suiza, Singapur, Estados Unidos y los países nórdicos, todos ellos de ingresos altos. Sin embargo, no se puede ignorar que convertirse en empresario puede ser una opción (o una ambición) en países avanzados, pero una necesidad de supervivencia en entornos más pobres, lo que ha dado pie al nacimiento de líderes y talento. Un claro ejemplo es el ascenso de la economía China relacionado con la transferencia de talento del sector público al privado, que condujo la aparición de gigantes tecnológicos.
  2. El talento como prioridad. Actualmente, empresas, ciudades y países alrededor del mundo se interesan cada vez más en identificar métodos para medir su talento y el impacto de su desempeño para lograr objetivos generales como el crecimiento, la creación de empleos y la innovación, más allá de conocer cómo las economías mejor dotadas fomentan el talento.
  3. Nuevos enfoques para la estimulación. Están surgiendo nuevas perspectivas que reconocen al talento emprendedor como un recurso que no es uniforme y consumible. Por esta razón, una estrategia eficiente para desarrollar talento emprendedor debe reconocer las etapas del ciclo de vida de una empresa para poder establecer nuevas.
  4. Digitalización y Globalización. Se prevé que ambos términos aumenten el rol del talento emprendedor, ya que el futuro del trabajo se trasformará radicalmente por los avances en

Inteligencia Artificial (IA); la proporción de trabajadores asalariados continuará reduciéndose y aumentará el trabajo freelance; también surgirán nuevos modelos de negocio en línea que destacarán el valor de la información. Un contexto económico tan fluido favorecerá claramente a los países y organizaciones que tienen la capacidad de movilizar a talentos emprendedores relevantes.

  1. Ciudades como centros de talento. El papel crítico que ya desempeñan las ciudades y regiones para establecer incubadoras y aceleradores será cada vez más relevante. En la actualidad, la mayoría de las ciudades tienden a desarrollar estrategias de talento en torno a criterios similares (calidad de vida, conectividad y sostenibilidad, por ejemplo); pocos se dirigen a talentos especializados vinculados a problemas locales particulares o problemas municipales típicos (gestión de residuos, transporte e inclusión, entre otros), pero se espera que esto surja rápidamente, en particular en torno a las estrategias de ciudades inteligentes en donde el talento emprendedor será un activo clave.

En esta sexta edición del Informe de Competitividad del Talento Global (GTCI) que analiza en 125 países y 114 ciudades cómo crecen, atraen y retienen talento, México se ubicó en el puesto 70 en atracción de competitividad y talento —cuatro lugares adelante en comparación con 2016—, por encima de Brasil (72) y por debajo de Colombia (65) según los países latinoamericanos evaluados.

Chile, el país con mejor desempeño en la región sobresale por un sólido talento en crecimiento. Su capacidad para retenerlo se debe principalmente a su nivel de sostenibilidad.

Brasil y México, las dos potencias económicas de la región, están por debajo de la media en términos de puntaje de GTCI. Ambas economías se desempeñan relativamente bien en el pilar de crecimiento de talento, sin embargo, los desafíos para estos países están en la apertura interna y el panorama empresarial y laboral, que disminuyen su capacidad para atraer y capacitar al talento.

El talento emprendedor es el factor decisivo en la lucha global por la prosperidad a medida que las habilidades se vuelven más escasas y las grandes tendencias redefinen las economías. Este concepto se precisa como el estado mental que combina creatividad, innovación, flexibilidad, adaptabilidad, toma de riesgos y la energía necesaria para tener éxito en un mundo en constante cambio.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS 4 principios de la experiencia del cliente que llevan a la competitividad

Te compartimos el siguiente video

Deja un comentario