Tips para evitar el síndrome postvacacional

Retomar las actividades cotidianas después de la temporada de festividades no es sencillo. En promedio, para uno de cada tres empleados volver a la rutina laboral resulta ser un proceso tardado que puede venir acompañado de apatía, falta de energía o motivación, lo que afecta su productividad y la de la empresa.

“El inicio de año suele ser un reto, pues a pesar de que se generan nuevas expectativas, la realidad es que retomar a tope el ritmo de trabajo que tuvimos antes de las fiestas decembrinas cuesta un par de semanas. Sin embargo, hay algunas actividades que se pueden realizar para evitar caer en un hoyo que afecte nuestra productividad”, reveló Mario Cantón, director de Customer Experience para Steelcase México.

Steelcase, compañía en investigación de entornos laborales, comparte algunos consejos para evitar que el síndrome postvacacional afecte nuestro desempeño:

  1. Tomarse el tiempo para los pendientes

El primer shock que se presenta al volver de vacaciones es encontrar la bandeja de correos repleta, con todos los pendientes de fin de año y las actividades que habrá al inicio del mismo.

Para evitar un estrés, lo que hay que pensar es en tomarlo con calma y responder los correos uno por uno empezando por las actividades más sencillas. Resolver uno a uno los pendientes. Esto optimizará la productividad.

  1. Encontrar un entorno adecuado

Para poner manos a la obra lo que se debe tener es el máximo de concentración. Un ambiente ideal es para sentir comodidad, nada encerrado y principalmente que favorezca la creatividad. Esto se traduce a espacios con luz natural, mobiliario cómodo, con espacios abiertos los cuales permitan convivir con el resto de los compañeros de trabajo.

  1. Ponerse al día con los compañeros de trabajo

Lo más común es que durante los primeros días de actividad, el resto de los compañeros estén en una situación similar. Quizá no todos estén de vuelta aún, algunos se muestren dispersos o tratando de recobrar la normalidad. Llamar a una reunión general con las personas con las que se colabora será de mucha utilidad para poner a todos de nuevo en sintonía y hacer que el engranaje funcione de nuevo como debe hacerlo.

  1. Recompensarse a uno mismo

Planear un sistema de recompensas que ayude a culminar las actividades al final de la semana, es el mejor motivante. Puede ser que se planee una cena, reunión o un pequeño viaje el fin de semana. Este puede ser el boost para retomar tu tope de productividad lo antes posible.

  1. Complementa con actividad física

El letargo vacacional tiene mucho que ver también con la falta de actividad física. Hacer una rutina sencilla como correr, hacer bicicleta o caminadora, antes de asistir al lugar de trabajo con la finalidad de que esto ayude a llegar con la mente más clara y motivada para tus actividades laborales.

Finalmente, Mario Cantón destacó que, además de ayudar a hacer más fácil la transición vacacional, promover estas acciones que mejoran el bienestar físico, cognitivo y emocional también representan, en el mediano plazo, un buen recurso para que todos los miembros de tu equipo se sientan más comprometidos.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS En tus vacaciones ¡cuídalo!

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario