Conoce las ventajas de la contar con una logística en las empresas

El reto de las empresas es ser cada vez más eficientes en sus procesos logísticos, y satisfacer las exigencias de los consumidores. Algunos aspectos como la economía, la estabilidad financiera del negocio y la evolución de los mercados, son determinantes a la hora de realizar una inversión que tenga como fin la optimización de las cadenas de suministro.

Los costos logísticos en México representan 15.3% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que los costos en las empresas mexicanas equivalen al 10.3% de las ventas, de los cuales 40% están relacionados a transporte y 60% a inventarios, almacenamiento, entre otros.

Si se aplican de manera correcta estas estrategias tienen como resultado mayor rentabilidad, ahorro y productividad, siendo elementos positivos que ayudan a posicionar a las organizaciones tanto a nivel nacional como internacional. Suele adjudicarse el proceso logístico como único de las grandes corporaciones, multinacionales que producen a gran escala.

Sin embargo, las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) deben conocer la importancia de la implementación de una estrategia enfocada a mejorar la logística. A grandes rasgos, gestiona las actividades relacionadas a fabricantes, proveedores, almacenaje y distribución. Cada uno de estos eslabones es fundamental para obtener la satisfacción del consumidor y atraer nuevos clientes.

“Las PyMEs tienen un gran reto que asumir en términos logísticos; por más pequeñas que sean tienen algún tipo de organización, lo importante es evolucionar, así como enfocarse en buscar un crecimiento potencial y ser competitivas, aprovechando el entorno en el que se desenvuelven”, explicó Óscar Valero, director de Ventas Senior en América Latina de Manhattan Associates.

Según cifras de un estudio de operaciones logísticas en México, una cadena de suministro deficiente provoca pérdidas en una empresa de entre 1% a 5%, dependiendo su tamaño; por esta razón las PyMEs pueden recurrir a diversas tácticas para optimizar sus servicios, el transporte, almacenamiento, recursos, etc.

Un ejemplo de estas tácticas es la tercerización o subcontratación, que consiste en contratar una empresa para que lleve a cabo determinadas actividades logísticas, generando valor agregado y brindando la oportunidad de que los negocios se puedan enfocar en otros aspectos de la organización. El transporte es quizá de los más solicitados en tercerización debido a que la demanda es alta y puede llegar a ser costoso.

El propósito, además de producir bienes a precios competitivos, tiene que considerar las necesidades de los consumidores, y por medio de los procesos logísticos, llegar en tiempo y forma, bajo condiciones óptimas para ejecutar cada paso en la cadena de suministro.

Realizar evaluaciones continuamente ayudará ver qué está funcionando o qué se puede mejorar; cada eslabón en la cadena de suministro debe ser monitoreada, así como los actores que la conforman. Asimismo, tener una comunicación clara y continua entre colaboradores, proveedores y consumidores. Una empresa organizada, es una empresa exitosa.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Cuatro tendencias de la industria logística en el 2019

Te compartimos el siguiente video

Deja un comentario