Preocupa a los mexicanos el stress

Alimenta el Futuro, una iniciativa creada por DSM una empresa mundial basada en la ciencia, con actividades en las áreas de salud y nutrición dio a conocer que el estrés es la mayor preocupación de los mexicanos en materia de salud ya que del estrés, pueden derivar diversos padecimientos como: cansancio físico y/o mental, sobrepeso, problemas cardiacos y daños a la visión.

La preocupación en materia de salud varía dependiendo de las etapas de la vida y se identificó en el mismo estudio que para los padres de familia la mayor preocupación es garantizar que sus hijos tengan un crecimiento óptimo y desarrollen su capacidad mental, así como evitar que presenten problemas respiratorios y mal desarrollo de la visión (como consecuencia del uso excesivo de dispositivos móviles).

Los buenos hábitos alimenticios, los suplementos alimenticios y el ejercicio físico pueden ayudar a prevenir padecimientos como:

  • Problemas cardiacos como infartos y falla cardiaca.
  • Padecimientos oftalmológicos.
  • Alteraciones del sistema inmune.
  • Trastornos neurológicos degenerativos como enfermedad de Parkinson.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Enfermedades derivadas del sedentarismo.

Sin embargo, la prevalencia de la ingesta inadecuada de nutrimentos en la niñez va en aumento, siendo los niños en edad preescolar los que tienen mayor probabilidad de sufrir anemia por las bajas reservas de hierro.

De acuerdo al último informe publicado en México de ENSANUT 2012 las principales deficiencias vitamínicas que presentan los niños son:

Según el informe, uno de los principales padecimientos en México es la anemia, la cual puede comprometer seriamente el desarrollo cognitivo e intelectual de los niños, y que puede prevenirse con un consumo adecuado de Hierro y vitaminas como la C, B12 y el ácido fólico. Por su parte la deficiencia de Vitaminas A, B12 y folatos (asociados con ingestas bajas de vegetales, leguminosas y carne), pueden generar una severa desnutrición, mientras que la falta de Calcio y Vitamina D puede afectar en el crecimiento de los niños, causar dolores óseos y aumentar el riesgo de osteoporosis en adultos.

Ante el riesgo de estos padecimientos en la salud infantil, es necesario tomar medidas de prevención, como brindar una alimentación balanceada a los menores, ya que es en la niñez donde se sientan las bases para un desarrollo óptimo de la salud.

“Por otra parte, es importante cambiar las políticas de enriquecimiento de alimentos para que estos nutrimentos puedan llegar con mayor frecuencia a los niños que los necesitan en los alimentos que consumen de forma cotidiana”, señaló el Dr. Miguel Ángel Guagnelli, Endocrinólogo pediatra.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Los horarios flexibles brindan una salud laboral

Te compartimos el siguiente video

Deja un comentario