El cierre fiscal desde una perspectiva estratégica

Como cada año, es tiempo del cierre fiscal y se deben de revisar a detalle los resultados económicos de la empresa, comprobando si las estrategias llevadas a cabo están teniendo éxito o si es conveniente aplicar algunos cambios, pero este indicativo se puede identificar en los estados financieros.

El cierre contable es un ejercicio obligatorio y debe de realizarse el último día del año. El ejercicio económico de las empresas inicia el 1 de enero y termina el 31 de diciembre del mismo año; por lo tanto, el cierre contable se realiza entre el 1 de enero y el 31 de marzo del siguiente año, fecha en que deben ser presentados para su declaración de impuestos, así como a los accionistas, entres de control y vigilancia.

No hay que confundir el cierre fiscal del ejercicio con su cierre contable. El primero es un proceso posterior al segundo consiste en aplicar el pago de impuestos y deducciones al cierre contable.

El cierre contable permite identificar las ganancias o pérdidas de la empresa durante el año. Si esta información se logra obtener en el estado de resultados; el análisis de la información permitirá evaluar las cuentas de resultados como ingresos, gastos, costos y cualquier cifra que se dirija a las cuentas de activo.

Al hablar de cierre contable se puede pensar que sólo los equipos o departamentos de impuestos o contabilidad son los encargados de generar dicha información o realizar el esfuerzo de cierre, sin embargo, el área de Tesorería es quien tiene las cifras control, y la cual genera información la cual debe ser considerada para realizar un correcto cierre contable.

En ese sentido, el departamento de Tesorería es el encargado de realizar el cierre contable realizando las siguientes actividades:

  • Verificar saldo contable vs saldo en bancos.
  • Cancelando provisiones y cuentas de resultados.
  • Trasladar las cifras a las cuentas de balance.

Este cierre posibilita el conocimiento del resultado económico del periodo y cuantificar las ganancias o pérdidas de la empresa determinando los gasto e ingresos que se obtuvieron durante el año.

Los usuarios de tesorería en las empresas deben procurar que la información de cada cierre mensual haya sido reportada de forma correcta y a tiempo, esto asegura a todo el equipo que el esfuerzo para dicho cierre sea menor por lo cual no se incurrirá en mucho tiempo para su realización, adicional el equipo de tesorería debe tener identificado aquellos datos y/o partidas que deban ser tratadas o canceladas al final del periodo.

Al llevar a cabo el cierre contable es muy común que surjan diversos problemas debido a errores previos en los registros de movimientos. Entre los errores más repetitivos se encuentra la aparición de valores erróneos, colocación de gastos e ingresos en cuentas diferentes, entre otros.

Por otro lado, la Tesorería también es la encargada de que la información del año contable sea similar al anterior, reflejando una estabilidad; gestionando las finanzas de cualquier otro proyecto con facilidad. Además, es fundamental que se planifique el ejercicio contable y se analicen los datos cada determinado tiempo, asignando a cada periodo los gastos e ingresos correspondientes.

“Es muy importantes para los encargados de la Tesorería que las provisiones deben aparecer reflejadas con claridad en la contabilidad. Las provisiones contribuyen a la estabilidad y seguridad de cualquier proyecto empresarial, ya que permiten hacer frente a cualquier tipo de contingencia”, indicó Federico Buiter, MBA y Director General de Integrity Software Latin America.

Para tener un exitoso cierre contable, Federico Buiter recomienda:

  1. Estar al pendiente de las reformas y cambios que hace la autoridad en materia contable y fiscal
  2. Al finalizar el periodo, las cuentas se deben cerrar para ver los resultados del ejercicio, ya sea en pérdidas o utilidades
  3. Antes de cancelar las cuentas de resultado, concilia y ajusta aspectos como la amortización de los activos y la depreciación de los activos fijos.
  4. Una vez que se tiene el cierre contable, se crean los asientos contables, que tienen como objetico la cancelación de cuentas dejándolas en ceros. Las cuentas son: ingresos, gastos, costos de venta y de producción.
  5. El resultado de la cancelación de cuentas se llevará a la cuenta de patrimonio
  6. Las cuentas con saldo negativo se tienen que clasificar nuevamente, especialmente las bancarías, de clientes o proveedores.

La correcta elaboración del cierre contable ayudará al progreso de la empresa y a incrementar el negocio, al mismo tiempo que seguirán con las normativas vigentes impuestas por la autoridad.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS ¿Sabes pagar impuestos?

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario