Mujer CEO comparte 4 elementos internos para emprender

Para entender más los retos y las oportunidades de ser una mujer CEO en el entorno mexicano del emprendedurismo, Lisa Milton, CEO y fundadora de AZAP, plataforma en línea para enviar detalles, explica que para definir el impacto del emprendimiento hay que hablar de  disrupción, mercado, empoderamiento femenino.

“No obstante en el país sólo 16% de los puestos en los consejos de administración están ocupados por mujeres, según el informe “Mujeres en el Consejo de Administración”, en el reciente lustro la brecha de género en el ecosistema emprendedor se redujo 5%. En la práctica, con AZAP hemos demostrado que es posible para las mujeres posicionarse e impulsar proyectos desde cualquier frente, haciendo uso de las nuevas tecnologías, así como de una práctica estratégica”, asegura la CEO de la startup fundada en 2013.

Por lo anterior, la directiva comparte los siguientes puntos:

Corazón: Todas las grandes iniciativas nacen de una corazonada. La pasión es el catalizador que nos lleva del sentimiento de tener “la gran idea” a un terreno firme para cristalizarla. Para emprender se necesita corazón, porque muchas veces se trata de una actividad de prueba, error y consistencia. No es nada que no se sepa, emprendedoras alrededor del mundo coinciden que dos piezas claves del ADN de esta forma de vida son la pasión y el optimismo. Datos de Global Entrepreneurship Monitor indican que las mujeres en México están adoptando el espíritu empresarial no por necesidad, sino porque explotan una oportunidad de negocios.

Mente: Ciertamente, toda corazonada debe llevarnos al cerebro; es decir, a un análisis sobre el mercado y un estudio de las oportunidades, riesgos y requerimientos de cada sector. Por ejemplo, el Global Entrepreneurship Monitor revela que las mexicanas son el doble de propensas que los hombres a iniciar negocios en los sectores gobierno, salud, educación y  servicios sociales, mientras que sólo el 2% lo hacen en Tecnologías de la Información (TI).

Esqueleto: Los huesos son la base del cuerpo y también lo dotan de movilidad. Necesitamos un plan de acción estratégico, que nos haga fuertes y nos permita avanzar. No es lo mismo proyectar crecimientos desproporcionados o planes de inversión que nos colapsen, que ponernos metas cercanas a la realidad. En ese sentido hemos dado grandes pasos, pues 89% de las emprendedoras inicia sus proyectos sin acudir a financiamientos públicos.

Estómago: Emprender es resistir. Hay que contar con un estómago fuerte y superar los principales temores que tienen las emprendedoras, los cuales recopila la Universidad Intercontinental: las deudas, el fracaso, el tiempo que se requiere para empezar a ver ganancias y generar un patrimonio.

Finalmente, agrega Lisa, es un gran momento para las mujeres emprendedoras; quitarse los miedos, derribar mitos y alcanzar el éxito con base en trabajo constante, formación, sensibilidad y estrategia. La CEO concluye que es indispensable para cualquier empresa crear un fuerte vínculo entre marca, clientes y posibles nuevos usuarios. En el caso de AZAP, más allá de “vender” un detalle, se trata de sorprender y dar un toque de lujo a cada detalle.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Emprendedoras impulsan el crecimiento de México

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario