Automatización, la evolución necesaria para la fabricación

La automatización de la fabricación ha sido común desde la década de 1970. Los avances en tecnología, incluida la robótica, el big data, el aprendizaje automático, la inteligencia artificial y el Internet de las cosas, han mejorado la producción de la fábrica desde entonces.

Los robots colaborativos, comienzan a tener cada vez más presencia por todo tipo de industrias. En lugar de reemplazar trabajadores, estas herramientas pueden trabajar junto a los humanos para mejorar la eficiencia y reducir los peligros. Los robots autónomos móviles son una realidad presente ya en grandes fábricas y almacenes de todo el mundo, por ejemplo, como se ve en los centros de cumplimiento de Amazon.

Pero ¿qué tendencias robóticas están impulsando la evolución de la automatización en la fabricación?

Robótica como servicio gran estrategia para administrar los costos

El software como servicio y las herramientas de computación en la nube han revolucionado todas las industrias, especialmente las nuevas empresas pequeñas y las operaciones medianas. No solo permiten que las organizaciones permanezcan libres de estrés sobre el mantenimiento y la operación de sus sistemas cruciales, sino que también alivian la carga de la adopción costosa para equipos más pequeños.

La robótica como servicio (RaaS, por sus siglas en inglés) es similar, e implica el alquiler o la adquisición temporal de hardware para mantener los costos más manejables. Esto ha permitido que las tecnologías más avanzadas y los robots penetren en la industria agrícola, por ejemplo, lo que suele ser extremadamente sensible a los costos. Los agricultores pueden alquilar y usar equipos que antes no podían y, a cambio, pagar las tarifas acordadas.

Los robots móviles pisan fuertemente áreas de fabricación

Además de poder trabajar junto a los humanos, a diferencia de los robots tradicionales con guardas de seguridad, los robots móviles pueden ser más versátiles. Son más pequeños y pueden manejar múltiples tareas, como las operaciones de transportación de materias primas y colocación de mercancías en una línea de producción.

Estas herramientas pueden ayudar a eliminar el trabajo de rutina o peligroso, liberando a los humanos para trabajos más satisfactorios. Las personas pueden ayudar con la percepción y evitar el estrés repetitivo.

Además, los robots colaborativos móviles están cada vez más respaldados por el aprendizaje automático y las plataformas de inteligencia artificial que les permiten realizar tareas más avanzadas y compartir las lecciones aprendidas.

La mayoría de los proveedores de automatización industrial, como Mobile Industrial Robots (MiR), ofrecen cobots autónomos móviles que han experimentado un rápido crecimiento en respuesta a la demanda del mercado.

Actualizaciones para sistemas más antiguos

La automatización en la fabricación no solo incluye nuevas tecnologías. Los sistemas más antiguos y las configuraciones conocidas se pueden hacer más compactas, obtener nuevos controles y ser más eficientes y accesibles.

Al mejorar los diseños antiguos y el hardware robótico, las empresas pueden ahorrar dinero y liberar valioso espacio de fábrica o almacén.

Los robots de MiR, por ejemplo, utilizan un diseño compacto para reducir el espacio requerido en gran medida en comparación con otros robots. También puede funcionar en espacios más reducidos, eliminando la necesidad de grandes espacios abiertos que reducen la cantidad de espacio de almacén o de fábrica creado para los robots.

MiR ofrece servicios para ayudar a los fabricantes a evaluar dónde pueden modernizarse y, por supuesto, aplicar automatización de fabricación.

Robótica y IoT

El creciente internet de las cosas industrial (IIoT) toma datos de dispositivos conectados y siempre encendidos y permite a los fabricantes obtener información en tiempo real.

El IoT permite que el hardware sea más inteligente, más rápido y consciente. Junto con los sensores, un robot móvil podría, por ejemplo, identificar cuándo está cerca la presencia de un trabajador y redireccionar su trayectoria, disminuir su velocidad o detenerse por completo por completo para dejar tiempo para una nueva entrada necesaria.

Otro robot puede programarse para acelerar o disminuir la velocidad según el entorno o la sincronización de los ciclos de producción de pequeños lotes.

Esta es la belleza de los sensores IoT cuando se combinan con robots es que están conectados a una red más grande. Los robots pueden incluso diseñarse para colaborar entre sí y trabajar de manera más inteligente.

Una empresa enfocada con una mentalidad de flexibilidad es MiR. La compañía ha creado robots que pueden moverse autónomamente y analizar sus propios datos de uso, que se comunican a otros dispositivos. Esto permite a los robots mejorar y crecer constantemente con el tiempo, convirtiéndose en herramientas de eficiencia.

Omar Alejandro Aquino Bolaños, Sales Director para Latinoamérica de MiR

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Prepárese para la automatización y desate el potencial humano de su empresa

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario