Cómo un enfoque de Nube Híbrida puede transformar los servicios financieros hacia la era digital

No existen dos empresas que enfrenten desafíos de TI idénticos, pero hay grandes similitudes que se pueden visualizar en diferentes organizaciones de cierto tamaño. Las grandes compañías suelen depender de las aplicaciones y la infraestructura heredadas que están profundamente arraigadas en sus operaciones comerciales. Mientras tanto, las organizaciones medianas enfrentan sus propios desafíos en términos de recursos y la experiencia necesaria para una migración de TI sin problemas.

El problema en ambos casos se puede resumir como la necesidad de modernizar las aplicaciones y los procesos antiguos, sin causar interrupciones potencialmente devastadoras con el fin de poder adoptar las prácticas ágiles y flexibles que requiere el mundo digital de hoy en día. También tienen que considerar las regulaciones de mercado que son cada vez más comunes.

En este contexto, la Nube se presenta como una solución sólida que ofrece flexibilidad tanto en términos de operación como de capacidad, y de costo. Pero tener que elegir entre ofertas de Nube pública y privada puede complicar este proceso. Si bien una Nube pública puede proporcionar más flexibilidad, también puede resultar costosa, y no es necesariamente adecuada para muchas de las aplicaciones y operaciones de misión crítica 24/7 que sustentan cualquier organización de servicios financieros.

Respecto a las Nubes privadas, si bien se prefieren para aquellas aplicaciones de misión crítica y se mantienen los estrictos niveles de seguridad requeridos para el manejo de datos financieros confidenciales, no necesariamente incorporan la misma flexibilidad y valor como una oferta pública. ¿La solución? Una combinación de ambos, entregada en colaboración con un socio en el que puede confiar. Tal combinación debe permitir un enfoque independiente de la Nube, lo que significa que es posible migrar aplicaciones hacia y desde las Nubes públicas y privadas, por ejemplo, para fines de prueba y desarrollo, sin estar atrapado en una plataforma de proveedor de Nube específica.

De manera similar, reaccionar rápidamente a las demandas de los clientes y la transformación digital para alcanzar un mercado más rápido al permitir la integración continua y los ciclos de entrega a través de metodologías ágiles como DevOps es clave para una plataforma híbrida. Con una auditoría clara de lo que la organización necesita, y dónde residen sus prioridades, es posible crear una oferta personalizada que combine los beneficios de las Nubes públicas y privadas. Se trata de conseguir el equilibrio correcto.

Adoptando nuevas tecnologías

Si las organizaciones de servicios financieros tienen alguna posibilidad real de crecimiento continuo, deberán adoptar nuevas tecnologías innovadoras, como Robotic Process Automation (RPA) o Artificial Intelligence (AI).

Si bien son vitales para la modernización de sus operaciones diarias, estas nuevas tecnologías, a su vez, pondrán su propia tensión en los productos de la Nube que la empresa está utilizando. Claramente, no hay un verdadero valor en la instalación de nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia y reducir costos si el resultado es una factura del servidor considerable. La inversión en innovación, entonces, debe tener una visión a largo plazo. Se trata de establecer una base sólida de infraestructura de Nube preparada para el futuro que pueda adaptarse a la introducción posterior de RPA y AI.

Transformación Digital total

Pero honestamente, esto es más que TI. La transformación que estoy describiendo aquí va más allá de la introducción de nuevos sistemas y aplicaciones. Las organizaciones de servicios financieros deben considerar cómo transformar sus negocios por completo: nuevas estrategias para un nuevo mundo y los nuevos hábitos y la mejora de la experiencia de los clientes que lo configuran.

Por supuesto, la tecnología tendrá un papel vital que desempeñar en la configuración de estas nuevas estrategias y en hacer realidad su realización. Pero la estrategia debe ser lo primero: considera lo que la empresa tiene para ofrecerle al futuro de los servicios financieros y luego asignar la TI adecuada para que esto suceda. La Nube, y un enfoque híbrido, en particular, brindan una oportunidad oportuna para soluciones a medida.

Las organizaciones de servicios financieros deberían aprovechar esta oportunidad: trabajar con socios tecnológicos de confianza para desarrollar soluciones de TI diseñadas específicamente para satisfacer sus necesidades.

Por Miguel Lomas, Director de Preventa de Fujitsu México.

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Prepárese para la automatización y desate el potencial humano de su empresa

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario