Herramientas de financiamiento que debes conocer si vas a emprender

Si ya abriste tu empresa seguro sabes que además de la ilusión de emprender, esfuerzo, y un plan de negocios muy sólido, necesitas dinero. Y no solo para iniciarla, sino para mantenerla andando.

Si bien en se puede que al inicio ser suficiente con tus propios ahorros o con inversiones de familiares o amigos, pero  a veces no queda más que recurrir a la ayuda de otras herramientas, como los créditos.

En esta publicación abordaremos algunas de las diferentes opciones que existen para que puedas financiar tu negocio.

¿Qué opciones hay para financiar tu negocio?

  1. Tarjetas de crédito. Es la opción más clásica y utilizada para solventar los gastos corrientes de las empresas sobre todo porque es muy difícil que se otorgue créditos para PyMEs.

Adquirir una tarjeta es muy sencillo e incluso puedes solicitar una tarjeta de crédito online.

Lo más aconsejable es que tengas una cuenta única para tu empresa para tener mejor control de sus gastos. Además es una forma de que otras instituciones vean el flujo de efectivo con el que cuentas y así decidir si eres candidato a otro tipo de financiamiento.

  1. Incubadoras y aceleradoras. Son organizaciones que tienen el objetivo de apoyar la creación y desarrollo de micro o  pequeñas empresas y disminuir el riesgo económico que representa la creación de un nuevo negocio.

Entre muchas cosas cuentan con asesorías de gestión empresarial o legal, marketing, resguardo de la propiedad intelectual, buscan formar redes de apoyo, intercambio de

  1. Crédito para negocios. Otro tipo de opción muy común para conseguir financiamiento para tu negocio. A diferencia de un crédito personal o tarjeta, puedes obtener una cantidad mayor de inversión.

De acuerdo con la CONDUSEF existen dos tipos de crédito básicos para negocios a los que puedes acceder:

  • De capital de trabajo: se utiliza en los casos en que se necesita adquirir rápidamente un bien o servicio y se va a pagar, ya sea en el mismo momento de adquirirlo, o como un crédito a corto plazo.
  • De activos fijos: se usa para comprar bienes que se utilizarán por mucho tiempo en tu negocio. Usualmente se pagan en varios meses y con los respectivos intereses.

Un buen crédito puede ayudarte a impulsar tu negocio rápidamente, por lo que es muy    importante que investigues a fondo las diferentes entidades de crédito y elijas la que tenga más beneficios para tí.

  1. Empresas de capital de riesgo. Se trata de que otras empresas o sociedades aporten inversión a tu negocio a cambio de un porcentaje de la actividad derivada del capital invertido o del total de la empresa; de ahí el nombre de “riesgo”.

A diferencia de un crédito tradicional,  en el que el préstamo es reembolsado aunque la empresa a la que se le otorgó el crédito fracase, la devolución de la inversión depende de que la empresa que lo recibe sea exitosa.

Es una buena opción para acceder a un financiamiento que tal vez con otras instituciones no fue posible, con el extra de que adquieres la experiencia y asesoría de la entidad inversora.

Como ves existen muchas formas de lograr dar el impulso económico que requiere una empresa que está comenzando. Así que te invitamos a que investigues más sobre cada una de ellas para que así elijas la que más te conviene.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS  Presenta los pormenores de la quinta edición FINNOSUMMIT

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario