Aplican Neurociencia en los negocios

México es uno de los países en los que más se trabaja, sin embargo, en una escala de productividad, los mexicanos sólo alcanzan 20 puntos de 100.

La ansiedad y el estrés, se han convertido en factores comunes que viven los trabajadores, y se sabe que estos actúan en contra de la productividad haciendo que el cuerpo libere cortisol lo cual afecta directamente la creatividad, la resolución de problemas y la motivación, factores imprescindibles para lograr metas y ser productivo dentro de una empresa. En México el 75% de los empleados padecen fatiga por estrés laboral, superando a países como Estados Unidos y China, este es un factor potencialmente contagioso y las empresas necesitan poner más atención a este rubro para aumentar la productividad laboral.

Por esta razón, la aplicación de la neurociencia podría atraer beneficios para las empresas gracias al análisis de datos suaves que permiten identificar comportamientos y patrones.

“En las empresas se habla de responsabilidad, liderazgo, compromiso, etc., pero nadie lo define de la misma manera y rara vez se miden, se basan en pura percepción y no en datos. El análisis de datos suaves permite evaluar a las personas que integran la empresa ver de qué manera impacta esto en su productividad, en su potencial de crecimiento y relacionado a su puesto de trabajo. También permite dar indicadores para ver en qué se debe de trabajar específicamente a nivel individual, de equipo y de áreas, lo cual tiene una ventaja en cuanto a recursos y tiempo”, Paulina Torres, Moudus Business Training

En Moudus se manejan 7 competencias de Liderazgo con los que se pueden trabajar:

  • Seguridad y Confianza
  • Innovación y Resiliencia
  • Proactividad y Responsabilidad
  • Lealtad y Pertenencia
  • Comunicación y Visión
  • Compromiso e Interdependencia
  • Consciencia

Para este análisis, herramientas como la plataforma HDI (Human Driven Index) permiten identificar patrones y hábitos que limitan la producción de los trabajadores. De esta manera, herramientas como esta permiten identificar las competencias Moudus para desarrollar planes hechos a la medida para cada empresa, de acuerdo a las necesidades que se necesite medir.

“La inteligencia emocional tiene un papel muy importante en el desempeño de una persona, dentro y fuera del ámbito profesional. Por ello, es fundamental la implementación de talleres, capacitaciones constantes y grupos en donde se pueda trabajar y practicar la Inteligencia Emocional, pues en gran medida, son un factor de éxito en la productividad personal y, por lo tanto, empresarial”, afirmó Kirsten Jepsen, integrante de Moudus.

Si bien la implementación es un proceso que lleva su tiempo y puede generar efectos positivos a largo plazo, no se debe esperar a que surja una verdadera crisis laboral para considerar implementarlo.

Los empleados deben ser capaces de conocerse a sí mismos, es decir ser asertivos, ya que esta habilidad permite “poder comunicar de manera adecuada, con respecto al punto de vista de otros y con apertura a su retroalimentación; si todos los integrantes de equipo fueran conscientes de esta habilidad se podrían evitar muchos de los conflictos”, agregó Jepsen.

Una buena productividad laboral consta de varios factores que involucran a empleados y la propia empresa, por ello, la implementación de la neurociencia debería ser un plan a considerar si lo que se busca es tener trabajadores satisfechos que sean capaces de lograr las metas a las que la empresa desea llegar y con ello atraer el éxito.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Se confirma que el dinero nos motiva… desde las neurociencias

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario