Malestar social: de plena actualidad

A principios de octubre, la Organización Mundial del Comercio (OMC) permitió a Estados Unidos imponer aranceles a una serie de productos de la UE, por valor de 7.500 millones de USD, debido al apoyo prestado por gobiernos europeos a la productora aeronáutica Airbus. Aunque esta disputa se remonta a 2004 y la ocasión en que se ha publicado la resolución ha sido accidental, se trata de un elemento más que alimenta a la continuada preocupación por los aranceles y su efecto sobre las economías. El año próximo, la UE tendrá la posibilidad legal de tomar represalias, una vez que la OMC apruebe los aranceles contra EE.UU. por sus subvenciones a Boeing. Por otro lado, Estados Unidos todavía no ha decidido si va a imponer o no aranceles a las importaciones de vehículos, a partir de diciembre.

A causa de las persistentes disputas comerciales, la OMC ha rebajado recientemente su previsión sobre el crecimiento del comercio, y ahora calcula que el volumen total de comercio de mercaderías aumentará solamente un 1,2% interanual en 2019, cuando en abril esta previsión era del +2,6%. En consecuencia, las empresas están adoptando más precaución. El gigante de la mensajería FedEx, por ejemplo,ha recortado notablemente su previsión de beneficios para 2020, aludiendo a las tensiones comerciales y al empeoramiento de la situación económica. En nuestra opinión, las marcas nacionales son las mejor posicionadas para lidiar con la actual incertidumbre, ya que su solidez y la lealtad de sus clientes deberían incidir positivamente sobre el crecimiento de sus ventas.

La ciberseguridad continúa siendo clave

Al mismo tiempo,sigue habiendo una elevada preocupación entorno a la seguridad y la defensa. El ataque de septiembre sobre las instalaciones petroleras de Arabia Saudita ha recordado a los inversores lo vulnerable que es la economía mundial. Este tipo de hechos probablemente motive que el gasto en defensa siga siendo elevado.

Pero la seguridad también sigue siendo clave en el terreno particular. Como muestra la última encuesta “Qué preocupa al mundo”, realizada por Ipsos, la delincuencia y la violencia siguen constituyendo una preocupación importante para muchas personas. Desde el punto de vista de la inversión, la ciberseguridad es el segmento más atractivo en este sentido. Las nuevas tecnologías, como el 5G, aumentan la demanda de soluciones de seguridad para redes, terminales y gestión de identidad y acceso. Está previsto que estos mercados crezcan un 17%, 34% y 7%, respectivamente, según International Data Corporation, aunque las empresas tienen problemas y a con las tecnologías actuales. Por tanto, se requerirán mayores inversiones en seguridad de la información.

Por Reto Hess, Head of Single Security Research Equity

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Emprender para Trasformar la Sociedad

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario