Las PyMEs familiares mexicanas se tienen que adaptar la transformación digital

Las empresas operan bajo esquemas de trabajo que se han mantenido intactos a lo largo del tiempo. Sin embargo, limitarse a seguir una receta segura hoy es casi sinónimo de fracaso: en la medida en que las compañías se restringen a innovar, son más propensas a morir, afirmó Luis Andrés Hernández, VP Sales de Xertica México.

En este contexto, la transformación digital se vuelve una tarea impostergable. Y aunque se suele definir como una prioridad exclusiva de las grandes corporaciones, lo cierto es que impacta a más empresas de las que se cree.

Para 2020, se prevé que la revolución digital moverá más de 1.97 billones de dólares, de acuerdo con estimaciones del International Data Corporation (IDC). Y en este escenario, los family business ocuparán un rol central.

El 99 % del ecosistema productivo está constituido por pequeñas y medianas empresas (pymes), responsables de más del 50 % del empleo en la región, según datos del Banco Mundial. Además, representan más de 11 millones de emprendimientos en los distintos mercados de la región.

El estado de la innovación en las PyMEs mexicanas

Las pymes locales, según datos oficiales, conforman el 99.8 % de las unidades económicas en nuestro país, aportan el 42 % del PIB nacional y son responsables de generar el 78 % de los empleos.

Aun así, de acuerdo con la OCDE, las pymes son menos innovadoras que las grandes empresas, aunque en lo particular, podrían ser más disruptivas y productivas que los grandes consorcios corporativos, especialmente si usan sus recursos internos —habilidades gerenciales, TICs, investigación y desarrollo— de manera estratégica y si colaboran con partners externos muy presentes en ecosistemas de innovación, entre ellos, profesionales de la transformación digital.

No obstante, de acuerdo con el alto grado de mortalidad entre las PyMEs locales, la ausencia de ajuste a las demandas del mercado es un factor que debemos considerar. En esta dirección, podemos mencionar los siguientes aspectos clave.

Luis Andrés Hernández, VP Sales de Xertica México los retos a las que se enfrentan las Pymes en nuestro país son:

  • Falta de madurez digital
  • Falta de estrategia de ejecución
  • Recursos técnicos y humanos limitados
  • Falta de presupuesto

Esto significa que son varios los desafíos de las PyMEs mexicanas donde aun así, será uno de los segmentos de mercado con mayores posibilidades de explotar el uso de la tecnología disponible.

Una tarea necesariamente conjunta

En este escenario, las pymes familiares mexicanas encuentran obstáculos que entorpecen la puesta en marcha de la digitalización de sus procesos internos y de los servicios que ofrecen a sus clientes.

A esto se suma un aspecto vinculado con el ADN de las PyMEs locales: el componente familiar. Muchas veces, son las generaciones más jóvenes los principales impulsores de la migración de la compañía hacia el plano digital, encontrándose con el reto de convencer a las generaciones anteriores a emprender un nuevo rumbo para crecer y sobrevivir frente un mercado cada vez más competitivo. Las nuevas generaciones entienden que la competencia no proviene ahora solo de los sectores tradicionales, sino que hay que estar pendientes de nuevos disruptores en todas las industrias que pueden, en un abrir y cerrar de ojos, desafiar y hacer desaparecer negocios que parecían eternos.

Esta transformación requiere el compromiso de toda la organización, no solo en cuanto a la adopción de nuevas tecnologías, sino también a la hora de hacerle frente al cambio cultural, que debe traducirse en un cambio de mentalidad hacia una mayor colaboración, agilidad, productividad y mejora del clima laboral.

Beneficios de la transformación digital

Iniciar el camino de la transformación digital genera beneficios tangibles. El 90.4 % de los encuestados para el Estado de Transformación Digital en América Latina del 2018 concuerda en que las tecnologías de transformación digital son vitales para mantener la competitividad de sus empresas. Asimismo, casi 3 de cada 4 entrevistados están de acuerdo en que la adopción de nuevas tecnologías ha impactado de manera positiva sus ventas y 4 de cada 5 entrevistados afirman que sus trabajadores se han vuelto más productivos una vez que sus empresas migraron a la nube.

Cada vez son más las empresas que deciden a invertir en este proceso. Según la IDC, se pronostica que el gasto en tecnologías de la información de las pymes, a nivel mundial, crecerá un 4.5 % hasta alcanzar los US$ 568 mil millones. Una parte pequeña (menos del 10 %) de esto corresponde a América Latina.

Sin embargo, la región muestra el crecimiento más rápido a nivel mundial en las inversiones de las pymes destinadas a nuevas herramientas: se prevé que aumentará un 6.3 % para 2022.

La transformación digital no es exclusiva de las grandes corporaciones, de hecho son las pymes familiares son las que tienen la mayor agilidad para transformarse de manera más rápida y capitalizar mejor las oportunidades que el mercado ofrece. Si bien se debe de ser conscientes de que la transformación digital se ha convertido en un vehículo de supervivencia, uno debe entender que las oportunidades que esta ofrece permiten a las pymes tener crecimientos exponenciales en un mercado que está cada vez más hambriento de productos y de servicios digitales.

“Muchas de las PyMEs familiares tienen grandes retos para poder sobrevivir, y aunque las herramientas y las soluciones que hay al día de hoy hacen que una empresa pueda ser mucho más competitiva con menor inversión, desafortunadamente, el entendimiento/conocimiento de estas soluciones es bajo” concluyó el experto.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Empresas familiares crecen con  base en valores definidos

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario