Capacitación empresarial en tiempos de internet

La creación de rentabilidad económica es uno de los objetivos que está en la mente de todo emprendedor, de todo empresario. La Responsabilidad Social nos ha enseñado que no sólo debe ubicarse la Rentabilidad Económica como eje estratégico de gestión dentro de nuestra empresa, debemos tener presente más variables a considerar, permitiendo extender beneficios más allá de lo económico, de ahí que generar beneficios en el ámbito social y medioambiental debe ser un quehacer diario en la mente de todo propietario, director, encargado de una, empresa.

Responder a las obligaciones que la norma nos dicta no nos hace ser una empresa con prácticas de Responsabilidad Social, sólo que estamos cumpliendo con los elementos mínimos de obligación legal que nos corresponde, por ellos se dice que la responsabilidad social tiene que ir más allá de la ley, pues es necesario crear condiciones superiores a ella, que brinden un verdadero conjunto de oportunidades a todos nuestros grupos de interés para su desarrollo.

Para nuestros amigos de Pymempresario y bajo la idea antes desarrollada, me permito hoy centrar estas líneas sobre una obligación que la Ley Federal del Trabajo nos requiere y es la capacitación. El “Artículo 132 fracción XV nos habla de la capacitación y el adiestramiento para nuestros trabajadores”. Si bien hasta aquí no habría ninguna distinción, pues no estamos haciendo una prestación superior a la ley, si nos abre una puerta de oportunidad para lograr en primera, el cumplimiento ante la Secretaría del Trabajo del requerimiento legal, y en un segundo momento proporcionar formación especializada que fortalezca las capacidades de nuestros trabajadores para con la empresa, para y con la sociedad, para y con todos los grupos de interés donde ellos se desempeñen.

De aquí y tratando de proporcionar una opción de capacitación – adiestramiento y/o formación, hemos observado variedad de empresas que se dedican a capacitar a través de plataformas tecnológicas que abren una nueva oportunidad para lograr los fines de cumplimiento legal, pero hay que buscar formación que coadyube al desarrollo de nuestro personal y por ende de la empresa.

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICS), han abierto una perspectiva amplia para la capacitación. La infraestructura con la que hoy cuenta nuestro país a nivel de conectividad permite lograr un acercamiento más amplio para tener cobertura en los procesos formativos que emprendamos. Es ahí donde las empresas, independientemente de su tamaño, puede tener una opción viable para lograr el cumplimiento normativo, pero lo más importante, dotar de habilidades y capacidades a sus empleados y grupos de interés que crea conveniente para formar cuadros más profesionales, redituando en lo económico, pero a la vez, en formación de habilidades profesionales a los trabajadores e incluso a sus familiares directos a través de educación a distancia.

Las ventajas de una capacitación a través de las TICS es el nivel de flexibilidad, pues no acotas la formación por problemas de espacio físico o tiempo, ya que sólo necesitas conectividad y un dispositivo electrónico. Otra de las ventajas es el tema de la retención y pertenencia, pues creas una cultura organizacional de lealtad, motivando la pertenencia a la organización. Retar a los trabajadores en temas formativos, dará como ventaja que los trabajadores se sientan parte de una organización fuerte y con capacidad integradora para con sus grupos de interés.

Mtro. José Israel López Robles | Académico de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS  La agricultura urbana como centro de convivencia y socialización en la empresa

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario