Comercio electrónico en México podría llegar a 59.3 por ciento en el 2023

Ha comenzado un nuevo año con lleno de expectativas respecto a los nuevos modelos que revolucionarán las industrias emergentes y las economías apoyada por los avances tecnológicos.

Dentro de los actuales paradigmas en materia económica, el comercio electrónico, también conocido como e-commerce, es una industria que, durante los últimos años, ha tenido un crecimiento y  México lo ha aceptado y lo ha impulsado.

“La irrupción de la tecnología en el terreno económico ha creado un ecosistema que evoluciona a pasos agigantados y a una gran velocidad. La proyección que ha tenido año con año ha sido muestra de la confianza de uso en el usuario, la cual se ha incrementado debido a los beneficios reflejados en el servicio. Sin duda, todo esto abre el terreno para el desarrollo de nuevas industrias relacionadas a la economía apoyada por tecnología, como las fintech y las empresas de fondeo colectivo.”, mencionó Marcelo de Fuentes, CEO de Fundary.

Actualmente, la penetración del comercio electrónico en el país se ubica en un 50.7 por ciento, la cual ha sido facilitada por la variedad de plataformas con las que cuentan los consumidores mexicanos al momento de realizar sus transacciones por internet.

“El punto de disrupción en la economía apoyada por tecnología está en las plataformas web y móviles, así como en los beneficios que ofrece. En Fundary utilizamos estas ventajas al máximo para brindar soluciones de inversión en línea con transacciones en línea más eficientes y seguras”, agregó Marcelo.

En términos de valor de mercado, el universo del e-commerce en México ha aumentado de manera significativa desde la última década. El estudio más reciente de la Asociación de Internet MX, titulado Estudio de Comercio Electrónico en México 2018 apunta que, en el periodo del 2009 hasta junio de 2018, el valor de la industria se elevó de 24.50 a 233.66 miles de millones de pesos, lo que habla del impulso que ha convertido a este sector en una realidad económica del país.

Con este panorama puesto sobre la mesa, la proyección hacia el año que inicia luce promisoria, haciendo referencia a tres campos fundamentales para el ecosistema: el consumidor, el mercado, y los dispositivos de transacción.

La tendencia de los compradores en línea se ha enfocado en adquirir mejores experiencias, ponderando aspectos como la eficiencia, la inmediatez y la seguridad; por ello, el 2020 dará una apertura más amplia a la omnicanalidad, modelo que muchos retailers han comenzado a adoptar en sus procesos, integrando y homogeneizando entre todas las rutas transacción, eliminando barreras y personalizando las experiencias de consumo en relación con el perfil del cliente.

Respecto al mercado, las preferencias de compra online del mexicano son más cotidianas. De acuerdo con la firma Nielsen en su más reciente estudio ¿Evolución o Revolución de e-commerce?, los servicios de alimento a domicilio experimentaron una explosión en este mercado.

En el último trimestre de 2018, el 60% de la población señala haber utilizado este servicio.

Otros sectores que seguirán en la cima del comercio electrónico, serán las Empresas de Redes de Transporte, los servicios de streaming digital, y el turismo, que tuvo un repunte de acuerdo con la Asociación de Internet MX.

En el tema de dispositivos y canales de transacción online, los sitios web continúan como referencia de primer contacto con un cliente, no obstante, la entrada aplicaciones -nativas y progresivas- están ganando terreno.

Como muestra, el 60% de las compras en México se realizan por medio de dispositivo móvil. Para 2020, quienes utilicen estos canales para vender productos o servicios deberán estar al pendiente de aspectos como seguridad y eficiencia, ya que más de 70 por ciento de los internautas consideran que, el aspecto más importante para hacer una compra, es garantizar seguridad en los pagos; mientras que, otros factores como ofertas de servicio y comunicación con clientes y entregas inmediatas y sin costo, también están presentes al momento de hacer una compra.

De esta forma, el 2020 seguirá luciendo prometedor para el universo del e-commerce. La llegada de nuevas tecnologías al alcance de más gente, supondrá la creación de diversos modelos económicos y financieros en los que México tendrá mayor participación y seguirá posicionándose como un actor relevante en la industria.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Geointeligencia: tecnología aliada del comercio electrónico

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario