Inteligencia emocional: la habilidad más demandada para posiciones directivas

El mundo laboral actual está en constante cambio e incluye múltiples desafíos. Los líderes empresariales actualmente enfrentan retos organizacionales nuevos que no habían sido gestionados anteriormente. En este contexto, hoy en día existe una creciente demanda de habilidades para gestionar eficazmente las emociones de los equipos de trabajo. Esta capacidad se conoce como inteligencia emocional (IE) y aunque las habilidades involucradas en el IE a menudo se denominan como “suaves”, el impacto que pueden tener en las organizaciones es alto.

Según el reporte Executive Compensation & Recruitment Trends Latin America 2019/2020, elaborado por Hays Executive, cultivar la inteligencia emocional ayuda a las organizaciones a captar la diversidad cultural, lo que lleva a una mayor innovación, mejores soluciones y una valiosa experiencia.

En este punto, la mayoría de las personas abandonan a sus jefes, no a los trabajos. Como tal, un mejor líder significa mayores tasas de retención de personal. La investigación de la Universidad de Rutgers encontró que los líderes con un IE más alto obtuvieron 136% de mayores ganancias y mejores niveles de satisfacción del cliente. Desde los jóvenes líderes hasta los seniors, la IE es clave para impulsar el éxito individual, de los equipos y, en última instancia, de las organizaciones.

Los líderes deben ser:

  • Excelentes comunicadores con personas de todos los niveles.
  • Capaz de mantenerse enfocado bajo presión
  • Respetados y capaz de inspirar a otros.
  • Consistentes en su enfoque y desempeño

Desarrollar los comportamientos involucrados en la IE es como el entrenamiento físico: cuanto más usas estas habilidades, más fuertes se vuelven. Los principales comportamientos involucrados en EQ son la autorregulación, la motivación, la autoconciencia, la empatía y la positividad.

Elevando tu IE

En Hays Executive brindamos 5 formas rápidas de comenzar a aumentar tu IE:

1) Ten en cuenta qué bagaje emocional podrías llevar al trabajo: podemos manejar mejor el estrés cuando podemos tomar un descanso. Reconoce cuando estás estresado y las formas que mejor te funcionan para solucionarlo.

2) Mantente focalizado durante todas sus interacciones: si no tienes tiempo para hablar, dilo. Hablar con alguien mientras revisas mensajes o correos electrónicos en tu celular no es hacer multitarea. Escuchar activamente significa brindar a las personas toda tu atención.

3) Se rápido para reconocer la contribución de colegas y miembros del equipo, proporcionando comentarios positivos siempre que sea apropiado: ser agradecido con los demás ayuda a que se sientan valorados y parte del equipo.

4) Aumenta tus habilidades de comunicación: cuanto más seguro estés expresando tus pensamientos e ideas, mejor equipado estarás para comunicarte efectivamente bajo presión.

5) Escucha, haz una pausa, reacciona: cuando el ambiente de trabajo se intensifica, las emociones aumentan. Si haces una pausa y respiras antes de responder a un comentario difícil, no solo mantendrás el control de tus emociones, sino que también podrás contribuir mejor para generar soluciones.

En conclusión, desarrollar tu IE te ayudará a convertirte en un mejor líder, lo que a su vez dará como resultado un equipo más centrado y motivado que brindará excelentes resultados en beneficio de la organización en general. Empieza a trabajar en las habilidades anteriores y pronto podrás ver los resultados positivos en tu equipo de trabajo y la empresa en general.

Por Adriana Marfil, Divisional Principal & Head de Hays Executive México

 

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Recomendaciones para mantener salud financiera en el contexto del Covid-19

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario