Resiliencia en la contingencia

¡Querido amigo emprendedor! Quisiera hoy interactuar contigo acerca del tema obligado: la pandemia del coronavirus, que inesperada e intempestivamente, nos ha afectado a todos. Eso sí, te invito a que lo hagamos saboreando la infusión de tu preferencia: café, té, o cualquier bebida con la que acompañes tus charlas entre amigos.

Quisiera compartirte mi experiencia del 2009, con la influenza H1N1: en ese momento, empezaba con una PyME que eventualmente tuve que cerrar; claro que, con mucho dolor, pues le había apostado al igual que mi familia, no solamente nuestro dinero, sino también nuestros sueños. Esta, y otra serie de eventualidades, complicaron un buen inicio, que después se transformó en un mal fin.

Así, en plena Fase 2 y con miras a iniciar pronto la Fase 3 de esta contingencia, en la que nos hemos visto obligados a detenernos abruptamente, aprovechemos la circunstancia para meditar acerca de las causas que te llevaron a emprender, para así aprender, y puedas reemprender después de la contingencia.

Los expertos en el manejo del duelo, señalan que después de perder a alguien amado, la pérdida de una empresa o empleo, es uno de los mayores retos que enfrenta cualquier persona. La capacidad de superar estos procesos y otros altibajos y complicaciones que trae la vida, se le llama resiliencia.

Tuve que reinventarme forzado por las circunstancias, no solamente reemprendiendo, sino que, y, sobre todo, reflexionando acerca de los motivos por los cuales había decidido emprender en primer lugar, y capitalizando la experiencia. Encontré desde mi espiritualidad y apoyado por mis seres amados, las razones y las fuerzas para reiniciar nuevamente; comprendí así, quien realmente me quería y me apoyaba, y también me di cuenta, dolorosamente, quien no.

Encontré que mis razones, más allá de la libertad financiera que anhelaba, el éxito para confirmar mi autoestima, y el reconocimiento social de propios y extraños; en realidad, y entrañablemente, deseaba demostrarle a mi familia que la amaba. Aún y en medio de la incertidumbre, diles y demuéstrales a los que significan más para ti, con mucho afecto, cuanto les amas, y permíteles amarte también; lo demás, es lo de menos.

Deseo de todo corazón que no tengas que pasar por esta situación, y que superes esta prueba; pero que, si no fuera así, te aseguro que saldrás adelante. Una de las características principales del emprendedor, es ser resiliente. Los que hemos pasado por estos trances, sabemos que ni es rápido, ni tampoco fácil; sin embargo, sí que sabemos que se trasciende eventualmente. Lo que te puedo asegurar, es que el peor virus es el desaliento, y la peor pandemia la desesperanza. ¡Ánimo y esperanza mi querido amigo emprendedor!

Ing. Alejandro Rueda Gómez, Académico de la Facultad de Economía y Negocios e Ingeniería de la Universidad Anáhuac México.

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Por mí, mi familia y por México #YoEnCasa

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario