5 desafíos resilientes para fortalecer tu PyME

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó sobre la llegada de una pandemia en el mes de diciembre de 2019, en México no dimensionamos el impacto que tendría en términos sociales, económicos y culturales, con lo cual fue casi imposible para crear un plan de emergencia, que sí lo pensamos bien, seguramente ninguno podría ser tan eficaz al 100%; por lo anterior, es necesario recabar información con los expertos que nos ayudarán a sacar avante la empresa.

La enseñanza que nos ofrece toda experiencia para la continuidad del negocio tiene que ver con la resiliencia, que podríamos llamar como  la necedad de ir para el lado correcto y es planificar y organizarse mejor, evaluar su situación y tomar decisiones acertadas, con el fin de darle continuidad a sus operaciones y servicios y asegurar su permanencia.

Para Gilberto Sánchez, Director General de Aspel las crisis son tiempos de oportunidades y, aunque no se pueden evitar, las empresas sí pueden prevenir o disminuir su impacto negativo. Este es un buen momento para identificar procesos que no se están llevando a cabo correctamente e implementar mejoras, generar una nueva visión de negocio y adoptar soluciones para tener ventajas competitivas y salir adelante.

Una estrategia que no falla es el famoso FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) el cual nos permite realizar un diagnóstico y saber en dónde estamos parados; pero en esta ocasión te compartimos gracias a la firma Aspel, las  cinco acciones importantes que puedes hacer por tu negocio, aprovechando esta cuarentena:

  1. Ajustar la estrategia de marketing al nuevo escenario. Conéctate con tus clientes y pregúntales cómo se sienten, cuáles son sus necesidades actuales y sus nuevos requerimientos. Revisa las tendencias de marketing para implementar diferentes acciones en tu estrategia o mejorar las ya definidas. Apóyate en los informes que ofrecen instituciones reconocidas de publicidad, mercadotecnia y comunicación; toma en consideración tu tipo de cliente, los productos y servicios que ofreces, tu nicho de mercado y el área geográfica de acción. El uso de redes sociales es fundamental en este panorama, ya que es un canal que te facilitará posicionar tu marca, así como atender y llegar tanto a nuevos como a clientes actuales para fidelizarlos.
  1. Reforzar la capacidad del negocio para facilitar el home office. Hoy más que nunca, es imprescindible el uso de tecnología para trabajar con total movilidad, incluso desde casa. Actualmente, las compañías que cuentan con sistemas o servicios en la nube y se encuentran operando de manera remota, pueden acceder de inmediato a información clave para conocer de forma precisa qué está pasando en su negocio; además, todos los datos de la organización están centralizados; de esta manera, se facilita compartirlos con las distintas áreas para que sigan operando sin estar físicamente en su lugar de trabajo.

 

De acuerdo con un estudio de Aspel, apenas el 11% de las Pymes mexicanas utiliza la nube, una plataforma que revoluciona la gestión empresarial al hacer posible emplear de manera óptima los recursos y tiempos de las empresas, ya que permite controlar y automatizar operaciones, así como manejar y acceder a la información en todo momento y desde cualquier dispositivo móvil de forma segura.

  1. Potencializar la estrategia digital de la compañía. Analiza el sector en el que te desempeñas, las tendencias de consumo actuales, en qué medios digitales se encuentra tu público objetivo y con qué presupuesto y recursos cuentas para estar activo en internet.

 

Por ejemplo, si tienes una página web, es momento de implementar o mejorar el e-commerce, optimizar las presentaciones de producto, la experiencia de usuario y las palabras clave que están relacionadas a lo que vendes para captar nuevos visitantes y prospectos de manera orgánica (SEO) o por campañas de pago, como Google Ads. Si todavía no has dado el paso hacia la digitalización de tu negocio, ahora es cuando tienes que pensar en esta transformación.

 

  1. Mejorar las habilidades de tu equipo de trabajo. Para incrementar tu competitividad, es fundamental impulsar y desarrollar nuevas habilidades en todos los eslabones de la compañía. Implementa planes de capacitación vía remota, ya que tus colaboradores necesitan saber cómo prepararse para las funciones que les permitirán crecer en el futuro y, sobre todo, para los desafíos que están por venir. Promueve la cultura del aprendizaje y proporciona orientación profesional.

 

  1. Poner orden en la documentación y realizar trámites pendientes (por internet). Aprovecha que dispones de tiempo adicional para ponerte al corriente con tu lista de tareas pendientes que se han ido acumulando en los últimos meses. Prioriza aquellas de mayor relevancia como las obligaciones fiscales o laborales, para evitar poner en riesgo tu negocio; asesórate vía telefónica o por internet, toma en cuenta que muchas empresas de servicios están potencializando su atención al cliente para facilitar tus actividades.

 

El directivo hace énfasis en que se debe aprovechar toda la tecnología que se tiene al alcance para automatizar y eficientizar las operaciones de la compañía. “El tiempo y esfuerzo que inviertas en hacer ajustes a los planes y estrategias de tu organización, se verán reflejados en el futuro de la misma”.

Fernando Heredia

 

 

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Cómo proteger a empleados en tiempos del COVID-19

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario