Convierte a tus pequeños en líderes del futuro durante la cuarentena

Desde que comenzó el distanciamiento social y la cuarentena debido a la pandemia del Covid-19, ha cambiado nuestras vidas. Tarde o temprano,  esta crisis terminará y regresaremos a nuestra vida normal, posiblemente con algunos ajustes.

“Las crisis provocan cambios y mejoras, si se manejan correctamente. En el 2008, tuvimos que replantearnos todo: nuestro modelo de gestión, el formato de producción y la entrega de productos y servicios”, comenta Arno Krug, CEO de Maple Bear Latinoamérica, la red de escuelas canadienses.

“Personalmente, modifiqué mi estilo de liderazgo para volverlo más participativo y menos jerárquico, empoderando a los directores de las diversas áreas. Estos cambios han provocado que hoy tengamos más de 100 escuelas en Brasil y que continuemos creciendo en el resto de la región”, añadió Krug.

Al igual que Arno, los pequeños pueden llevarse grandes lecciones de este periodo de cuarentena, las cuales pueden ayudarles a desarrollar habilidades de liderazgo que les serán de gran utilidad en su futuro profesional.

A continuación se enlistan cuatro acciones que pueden desarrollar los padres para aprovechar el aislamiento social del Covid-19 y generar resiliencia en sus pequeños:

Lentes de color de rosa

Puede empezar por explicarle a los niños con una analogía fácil: lentes. Todos llevamos lentes imaginarios y les elegimos un “filtro de color”. Habrá algunos que los ponen de un color oscuro y entonces verán todo con poca luz. Algunos otros les ponen colores brillantes y entonces ven todo muy iluminado.

Es importante que el pequeño entienda que uno tiene el poder para colocar el filtro que uno desea en esos lentes y esa decisión es muy importante porque colorea nuestra vida, literalmente. En situaciones desfavorables o incluso extremas, como la que estamos viviendo, elegir un “filtro” que nos haga ver el lado bueno de las cosas, nos ayuda a mantener una actitud positiva.

Enfocarse en lo que se gana

Diversos estudios confirman que la manera como uno vive sus circunstancias tiene un impacto enorme en nuestro ánimo, nuestro éxito e inclusive nuestra salud. A veces, es fácil sólo ver lo difícil o lo doloroso, y enfocarse únicamente en ello provoca sufrimiento. Pero, además, estar en ese estado de ánimo nos impide ver qué se puede ganar; nos ciega ante las posibilidades que siempre se presentan en una crisis.

Por eso, es muy importante hablar con los niños en este periodo, para ayudarles a encontrar un nuevo foco y que puedan concentrarse en lo que han ganado.

Puede ser desde pasar más tiempo con su familia, hasta haber aprendido algo nuevo o mejorado alguna habilidad. El hacer ese “cambio de chip” les dará tranquilidad. Lo que es más importante, dejarán de verse como seres pasivos a la merced de una fuerza externa y se podrán visualizar como personas empoderadas. Esta es una característica de los grandes líderes.

Cultivar positividad

Una de las preguntas mágicas es: ¿qué he aprendido de esta situación? A lo largo de la vida, todos pasamos por situaciones desfavorables. Si uno las ve como una oportunidad de aprendizaje, les da un nuevo significado. Si se enfoca en el aprendizaje, crea emociones positivas, lo cual permite ver más posibilidades y opciones.

Gratitud

Los beneficios personales de la gratitud están bien documentados y se concentran en aspectos físicos, sociales y psicológicos. En específico, la gratitud impulsa el esfuerzo para la consecución de objetivos e incrementa la resistencia a las barreras.

Hacer un ejercicio de gratitud ayuda a ampliar nuestra mente. Incluso, esto se puede convertir en una actividad para toda la familia o en algo que los niños puedan hacer para el resto de su vida para cerrar el día: rememorar todo lo que ha pasado y encontrar tres cosas que agradecer.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Cinco buenas prácticas para trabajar seguro desde casa

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario