El futuro de las empresas y su fuerza laboral estará en la adaptación de la robótica post COVID-19

En un escenario complicado y lleno de retos en el cual el mundo está inmerso, existen dos segmentos distintos de toda fuerza laboral: los que se consideran “esenciales” y el resto de nosotros. Celebramos a los trabajadores esenciales que buscan una cura, que mantienen todo tipo de transporte en funcionamiento, aquellos que nos ayudan a poner comida en la mesa y mantienen a nuestra familia y amigos seguros y saludables. El resto de nosotros estamos en nuestras casas y puede ser un poco difícil mantener la perspectiva.

Parece que estamos experimentando una forma de dilatación del tiempo. Pero si observamos lo que sucede en nuestras empresas, vemos tantos cambios y adaptaciones en las empresas esenciales y no esenciales. Algunos son con suerte temporales (como cerrar establecimientos). Pero parece que algunas de estas adaptaciones serán más permanentes que otras, ya que tienen beneficios a largo plazo para la organización y las personas o clientes a los que sirve.

Con el paso del tiempo y basado en los hechos a nivel mundial, existen tres adaptaciones que Mobile Industrial Robots (MiR) observa en el mercado, ya que creemos que son una tendencia y pueden volverse más permanentes. Estas adaptaciones tendrán una influencia significativa específicamente en el uso de la automatización y la robótica autónoma móvil:

  1. Capacidad para operar con un personal sobrecargado o reducido

La crisis actual está obligando a las organizaciones sobrecargadas a evaluar e implementar nuevas formas de trabajo.

En los hospitales de todo el mundo, todo el personal está ocupado y saturado. Doctores, enfermeras, camilleros y todo trabajador del sector salud está en la primera línea del brote actual y necesita todos los recursos disponibles para apoyarlo. Si bien el coronavirus o COVID-19 está dominando los titulares de la tensión que está ejerciendo sobre la atención médica, los hospitales también deben continuar manejando su población típica de pacientes.

Es necesario proveer a todo el hospital ya que es un sistema completo y contenido que funciona casi como pequeña ciudad. Dentro de esta ciudad se encuentran todos los suministros necesarios para cuidar y tratar a los pacientes: medicamentos, comidas, ropa de cama, muestras de laboratorio e incluso la eliminación de basura.

Todo esto tiene que ser trasladado, transportado y entregado. Desde los inicios del brote de esta pandemia, muchos hospitales ubicados en puntos críticos de todo el mundo aumentaron su utilización de robots en un gran porcentaje en comparación con su promedio de 2019. El alivio de la carga de pacientes con COVID-19 es bienvenido hora tras hora y día con día, pero se vuelve más pronunciado a medida que las demandas de trabajo físico aumentan en duración e intensidad. Eliminar esa carga del personal y asignarla a un robot móvil no solo mejora la utilización del personal, sino que alivia al equipo de atención médica con exceso de trabajo. Incluso cuando el COVID-19 sea solo un recuerdo, es probable que haya nuevos picos en la demanda por diferentes razones.

El sector retail se encuentra abrumado por los desequilibrios de oferta y demanda y sus equipos luchan por mantener el ritmo de la entrada de materiales junto con el almacenamiento de estanterías y la limpieza. Los robots que proporcionan movimiento de material desde el muelle de carga a las áreas de almacenamiento y los robots para ayudar con el nuevo flujo de compras en línea y recolección local mejoran la eficiencia del personal y aprovechan al máximo el personal existente. También libera al personal de la tarea agotadora de mover los carros llenos y vacíos desde el almacén al área de venta y viceversa.

Los hoteles aún no han tenido que poner en funcionamiento sus nuevos niveles de personal o cambiar el flujo de trabajo ya que, desafortunadamente, muchos todavía están cerrados hoy día. De acuerdo con diferentes reportes los ingresos en este sector están un 75% por debajo de los niveles normales y hay enormes impactos. Cuando abran habrá nuevas demandas y requisitos a los que deben adaptarse. Por ejemplo, podemos predecir que la limpieza de las habitaciones será un factor importante en la confianza de los huéspedes para alojarse en una marca de hotel en particular.

Sin embargo, los protocolos de limpieza mejorados necesarios serán una carga adicional para el personal de limpieza. Los robots móviles pueden ayudar al eliminar los materiales utilizados de las habitaciones y mantener al personal de limpieza abastecido con materiales frescos para aliviar la carga de trabajo y mejorar su eficiencia.

En general, los hoteles estarán bajo una tremenda presión financiera para consolidar y agilizar las operaciones, lo que a menudo significa cambios de personal, apuntando a soluciones de automatización adicionales.

  1. Atender a los clientes mientras se mantiene el distanciamiento social

Incluso si pudieras contratar suficiente personal para completar todos los trabajos que necesitas hacer, mantener a tu personal y clientes saludables y seguros requerirá cambios.

Habrá una nueva conciencia de los patógenos en nuestro lugar de trabajo y comunidades. Estamos viendo que las empresas que tienen altos niveles de interacción público-personal implementan mitigaciones para reducir el potencial de transmisión. Claramente, el COVID-19 ha dado paso a adaptaciones que podrían ser temporales, pero es probable que otras persistan, ya que se aplican a cualquier cantidad de enfermedades transmitidas de persona a persona, y esto no es motivo de temor.

Los días de trabajo perdidos por enfermedad siempre han sido un gran desafío. Diferentes estudios publicados en el Journal of Occupational and Environmental Medicine y realizados a diferentes empresas muestran que los empleados perdieron un promedio de casi 18 días por año debido a la baja por enfermedad y la presencia de enfermedades combinadas. Solo considerando la gripe, un estudio de 2017 publicado en la misma revista concluyó que el impacto perdido en días de un episodio de gripe por persona es de entre 3 y 5 días.

En los hospitales, los robots móviles permiten un mayor distanciamiento social ya que realizan tareas de transporte en todo el hospital mientras las personas permanecen en sus respectivas áreas de trabajo. Esto es particularmente útil en un entorno donde hay enfermedades presentes. El robot no estornuda en el elevador ni toca la manija de una puerta cuando realiza una entrega. No respiran ni tocan nada.

El robot no puede infectarse y quedar asintomático durante días transmitiendo COVID-19 o la gripe a otros. Puede moverse a través de áreas de cuarentena sin preocupaciones y puede limpiarse y estar listo para usar sin riesgo para la seguridad personal.

En los hoteles, es casi lo mismo. El personal permanecerá concentrado en sus departamentos o zonas de trabajo mientras un robot móvil realiza el transporte a través de las instalaciones y automatiza los pedidos al personal o invitados. Cuanta menos interacción entre las personas, menos posibilidades hay de contraer enfermedades.

Las interacciones transaccionales probablemente se volverán más automatizadas para que podamos preservar la interacción interpersonal más valiosa de la hospitalidad. Pero, la misma frase “servicio de alto contacto” en hoteles puede haber perdido parte de su atractivo incluso antes de que los hoteles vuelvan a abrir.

En los entornos retail, las empresas han cambiado su comportamiento de compra y esto ha introducido todo tipo de nuevos esquemas de pago, recolección y entrega. Anteriormente, todo este movimiento de material se hacía de forma libre en donde los clientes empujaban sus carritos de compras. Pero ahora, las personas necesitan mantener su distancia y, por lo tanto, el movimiento específico de la lista de compras de un consumidor debe hacerse a costa del supermercado.

Los consumidores solo pueden esperar recibir sus productos en un lugar específico en su tienda local y poder hacer un pedido de comestibles en línea y evitar la tienda por completo. Pero, esos espacios de recolección no se han creado lo suficientemente rápido, ¿cierto?

  1. Proporcionar altos niveles de servicio con personal reducido, con exceso de trabajo y la necesidad de mantener el distanciamiento social.

Las demandas de eficiencia y los requisitos de distanciamiento social se han reforzado y crearán nuevas oportunidades y expectativas de servicio.

La naturaleza del servicio de alta calidad se redefinirá porque el comportamiento y las necesidades de los clientes habrán cambiado permanentemente.

En el comercio retail, algunas de estas opciones de servicio existían antes del COVID-19 (como la recolección en punto específicos), pero la mayoría de los consumidores nunca se molestaron en cambiar el comportamiento para usarlos. Pero ahora, parece que los pedidos en línea con la recolección de comestibles en la tienda o en puntos definidos van a ser importantes y la automatización está haciendo un caso sólido por sí mismo.

La definición de servicio de calidad no será necesariamente estanterías bien surtidas, rutas de compras cuidadosamente orquestadas o exhibiciones cautivadoras, sino más bien la disponibilidad del servicio en línea y el cumplimiento constante de los artículos pedidos específicamente a tiempo. Algunas compañías ahora están implementando una estrategia de tienda para abordar los esfuerzos de distanciamiento social y hacer frente a la demanda, pero al final los consumidores probablemente deseen este servicio como una regla y no como una excepción.

Se priorizarán las inversiones para satisfacer esas necesidades (tal vez en lugar de la experiencia en la tienda) y ahí radica la oportunidad de automatización en todas partes en este nuevo escenario, incluidos los robots móviles para mover artículos de supermercado y pedidos terminados.

En hotelería, el servicio de alto contacto ha sido el estándar por el cual se miden las marcas hoteleras. ¿Seguirá siendo así cuando aumente el deseo de distanciamiento social y aumente la presión del personal? Los hoteles tendrán que adaptarse y encontrar nuevas formas de crear una experiencia que el cliente realmente valore. Ya hemos visto a los hoteles eliminar las opciones gastronómicas dentro del hotel para mejorar su uso general del capital. Esto ha sido reemplazado por tantas opciones como la ciudad puede entregar a través de correos a pedido.

Una vez que los hoteles vuelvan a abrir, esto se acelerará. De hecho, incluso en hoteles donde hay restaurantes, es posible que esos restaurantes nunca vuelvan a abrir. Pero, ni la gerencia del hotel ni el huésped querrán un contacto externo excesivo con el personal de entrega ni los hoteles o invitados querrán que el personal del hotel haga la entrega. Una vez más, un uso perfecto para robots móviles en un entorno de hospitalidad y uno que las marcas hoteleras están a punto de considerar.

En el cuidado de la salud, todo lo que hace un hospital se dirige en última instancia al contacto con los pacientes. Necesitamos preservar el equipo de atención médica para maximizar el valor y la seguridad de ese contacto. La automatización móvil puede enfrentar una multitud de desafíos logísticos con la entrega de suministros. Al hacerlo, evitamos la propagación involuntaria de la infección, mantenemos al personal médico de apoyo enfocado en sus áreas de apoyo (como la farmacia y el laboratorio) y permitimos que los médicos hagan lo que hacen bien.

Los robots siempre han sido encasillados como “ladrones de empleo” y “deshumanizadores”, pero parece que los robots se volverán a proyectar de manera más positiva en este drama humano y económico que se desarrolla. El costo que el COVID-19 está presentando en los empleos de todo el mundo es histórico. Tan solo en Estados Unidos, hubo 36 millones de solicitudes de desempleo desde que inicio la pandemia y esto representa toda la fuerza laboral de Italia que es de unos 26 millones de personas.

Se necesitan adaptaciones comerciales en esta crisis y los robots son parte de esa adaptación para que los negocios sigan siendo rentables y viables. Los robots pueden ser necesarios para que los negocios puedan funcionar. Si las empresas cierran y finalmente fracasan, el impacto en esos trabajos es negativo al 100%. Pero, si las empresas se adaptan y parte de esa adaptación es a través de la automatización, sobrevivirán (e incluso prosperarán).

El beneficio neto para el empleo en este escenario en comparación con la alternativa es muy positivo, incluso si un pequeño número de los trabajos anteriormente ocupados se reemplaza por automatización en el corto plazo. Además, los robots permiten a los empleados agregar su valor único. Sabemos que no hay sustituto para el elemento humano de atención y muchos tipos de servicio.

Puede ser que los robots nos ayuden a preservar los trabajos y a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos después de todo.

 

Por Omar Alejandro Aquino Bolaños, Sales Director para Latinoamérica de MiR

 

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Inteligencia financiera en tiempos de trabajo remoto
Te compartimos el siguiente vídeo

 

Deja un comentario