PyMEs mexicanas en la era del post COVID

Las preocupaciones de los directivos financieros de las empresas, en México, han cambiado significativamente desde el inicio de la pandemia. Los efectos financieros del virus -a mediados de abril, el 88% declaró que los ingresos y/o ganancias se reducirían, frente al actual 78%- ha transformado también las inquietudes de los CFO, centrándose ahora en las relativas al bienestar y la salud de sus colaboradores según lo indica la edición de la CFO Pulse Survey de PwC.

Por este motivo, el 60% de los encuestados se muestra preocupado ante la posibilidad de nuevas olas de contagio en general. Para minimizar los riesgos, las compañías mexicanas implementarán fundamentalmente tres medidas:

  • Cambios en los protocolos y requisitos de seguridad, proporcionando a sus colaboradores pruebas o estableciendo el uso obligatorio de cubrebocas (85%)
  • Reconfiguración de las estaciones de trabajo para promover el distanciamiento social (75%)
  • Permutar turnos o alternar equipos para reducir la exposición de los trabajadores (72%)

“El riesgo de contagio sigue estando presente, por lo que, hasta que no contemos con una vacuna en el mercado, las empresas deberán implementar sus protocolos de seguridad -como la toma de temperatura, el uso obligatorio de cubrebocas, así como promover el distanciamiento social- dentro de las instalaciones, para detectar oportunamente contagios y aislar rápidamente, para reducir así la propagación del COVID-19 entre su fuerza laboral”, asegura Mauricio Hurtado de Mendoza, Socio Director de PwC México.
Impactos financieros

El 78% de las compañías asegura que los ingresos y beneficios se reducirán. Para la mayoría (43%), esta disminución supondrá entre el 10 y el 24.9%. No obstante, el porcentaje de organizaciones que optarán por recortes de personal o licencias temporales también mejora: del 31% en mayo al 27% actual en el primer caso y del 31% al 25%, en el segundo.

El impacto en la productividad también disminuye: solo 17% de los CFO (28% en mayo) confirma que las empresas verán lastrada su capacidad productiva debido a la falta de capacidad para realizar trabajo remoto.

Medidas de recuperación

La mayoría de los ejecutivos (35%) asegura que la vuelta a la normalidad tomará entre 6 y 12 meses (26% en la edición anterior). En mayo, la opción más apoyada fijaba esta recuperación en un plazo menor, en concreto, de 3 a 6 meses, que hoy elige el 33% de los encuestados, mismo porcentaje que en ese entonces.

Las medidas financieras para lograr la vuelta al crecimiento siguen siendo esencialmente tres: la contención del gasto (90% en junio frente al 91% en la ola anterior), la cancelación o el aplazamiento de las inversiones (63% actual frente al 67% en mayo) y los cambios en el rumbo de las empresas (30% en junio frente al 34% anterior).

Los ejecutivos mexicanos planean reconstruir o mejorar sus fuentes de ingresos a través de: modificaciones en sus productos o servicios (57%), los precios (45%) -aumentar o disminuir costos, ofrecer distintas condiciones de pago, etc.-; cambios o personalización de las estrategias de cliente (40%) y transformaciones en sus canales de distribución (40%).

Mejoras a largo plazo: trabajo remoto

A finales de abril, la edición de la encuesta de PwC aseguraba que 64% de los CFO del país apostaría por esta medida cuando se decrete la vuelta a los centros de trabajo. En la actualidad, el 82% de los encuestados confirma que sus compañías flexibilizarán aspectos como los horarios o la localización geográfica de su fuerza laboral.

“El trabajo remoto o las entradas escalonadas a las compañías son tendencias que ya estaban presentes en la mente de muchos ejecutivos de la C-Suite, si bien la situación actual acelerará los planes de transición hacia esquemas más flexibles de trabajo. La tecnología y la capacitación de la fuerza laboral en la materia juegan un papel muy importante e instan a las empresas a reforzar las inversiones en estos rubros, si quieren seguir operando con éxito en un entorno cada vez más volátil”, apunta el experto.

El papel de la tecnología en la nueva normalidad

El 94% de las organizaciones mexicanas confía en implementar medidas orientadas a mejorar las habilidades del futuro. Por este motivo, en los próximos 12 meses, el 16% invertirá en herramientas que fomenten la colaboración interna o con clientes, mientras que el 23% lo hará en aquellas que permitan la reducción de costos, como la automatización, y el 26%, en las que apoyen el crecimiento, como el e-commerce, entre otras.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS El recorte de gastos e innovación, claves para la empresa

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario