Contratar un seguro representa minimizar riesgos en tu negocio

De acuerdo con datos del Centro para el Desarrollo de la Competitividad Empresarial, hoy en día  más de 4 millones de PyMEs aportan el 42% del Producto Interno Bruto del país y generan el 78% del empleo. Sin embargo, 75 de cada 100 PyMEs quiebra durante sus dos primeros años,

Las pequeñas empresas y medianas empresas son uno de los pilares económicos más importantes de México pero uno de los eslabones más débiles por la difícil situación que se vive en México y en el mundo ya que los pronósticos señalan  que en el 2020 se perderán más de 1 millón de empleos.

Por otro lado, datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros indican que el 82% de las PyMEs en el país carece de un seguro, lo que contribuye a la realidad de un eslabón débil y expuesto en tiempos desafiantes.

“¿Qué es lo que aporta un seguro a una PyME? Minimiza los riesgos. Incluso cuando se tiene un plan de negocio sólido, proyecciones financieras y una operación eficiente, hay imponderables que, sencillamente, escapan a nuestro control. Sea un sismo, un incendio, un robo o un ataque cibernético, incluir un seguro en la planeación de la compañía permitirá al emprendedor seguir con su negocio y recuperarse después de la tormenta”, explico Annette Robles, Director de Daños de AIG Seguros México.

“Tratar de imaginarnos un México sin PyMEs es imposible. Su dinamismo y aportación a la economía y sociedad está tan arraigada que son parte inherente de nuestro país. Es por eso que la quiebra de una empresa –por la razón que sea– es devastadora; no solo para quien puso su tiempo, esfuerzo y capital para emprender, sino para las personas involucradas directa o indirectamente: el arrendador del local, los proveedores, los trabajadores, etc. Los impactos incluyen a toda la cadena de valor”, agregó Robles.

Para estas PyMEs, los riesgos son tan diversos como sus actividades, giro, tamaño, ubicación, etc. De ahí la importancia fundamental de contar con una póliza adecuada que corresponda a las necesidades de cada caso, así como conocer y comprender sus coberturas, exclusiones y condiciones.

“Las necesidades de aseguramiento de una escuela son totalmente diferentes a las de una gasolinera o un restaurante, por ejemplo. Es poco realista pretender que un seguro unitalla nos proteja de todo y contra todo, por lo que es muy recomendable considerar la flexibilidad de la aseguradora para estructurar una póliza y adaptarla a cada segmento, a cada rubro comercial. Aunque se pueden contratar coberturas separadas y armar una especie de rompecabezas, lo ideal es contratar una póliza múltiple empresarial que nos proteja de manera integral”, señaló la ejecutiva.

“Elegir un seguro sobre otro solo porque es más barato puede ser peligroso.  La recomendación es acercarse a su agente de seguros y hacer juntos un análisis cuidadoso de las necesidades específicas del riesgo en cuestión antes de tomar una decisión. Un incidente inesperado no solo puede comprometer la continuidad de la empresa, sino el patrimonio de los emprendedores, y un seguro permite restablecer operaciones y regresar a la normalidad lo más pronto posible. Eso vale mucho más que cualquier aparente ahorro al comprar el seguro que te respalda ante lo imprevisto”, concluyó Robles.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS App mexicana mantiene seguro al empleado post COVID 19

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario