La importancia de poner la salud contable de tu empresa en la “nueva normalidad”

Recuperar la solvencia financiera tras la contingencia, es un reto debido a que los negocios deberán implementar buenas prácticas administrativas, tomar decisiones asertivas y apostar por su digitalización. El correcto manejo de la contabilidad permite contar con los recursos necesarios para que una empresa siga operando.

Por ello, el regreso progresivo a las actividades empresariales es la oportunidad ideal para hacer una correcta planeación de los procesos internos y de adoptar nuevas estrategias para poner en orden las finanzas y lograr la continuidad y éxito de los emprendedores, incluso bajo las situaciones más complejas.

“Es fundamental hacer un balance de la situación financiera y contable en la que se encuentra una empresa, sin importar su tamaño, ya que de esta manera se tendrá claridad en cuánto se gana o se pierde, en qué y cómo se gastan los recursos”, apuntó Luis Velasco, Estratega Contable de Aspel.

Para ello, es necesario implementar medidas que permitan afrontar esta coyuntura que está cambiando el destino de la economía mundial.

A continuación, Aspel -empresa  en software administrativo para las Pymes-, enumera las más importantes:

  • Estructurar bases para ajustar las cuentas por cobrar a su valor neto, ponderando la probabilidad y monto de incobrabilidad.
  • Revisar las condiciones de operación de los activos, evaluar el deterioro de estos y la posibilidad de venderlos, los beneficios futuros o las pérdidas que generarán al venderlos a su valor de mercado en situaciones de remates o venta directa para obtener liquidez.

Considerar gastos extraordinarios que se pueden incurrir por la actual situación como:

  • Nuevos compromisos, préstamos o garantías para obtener financiamiento.
  • Aumentos de capital o emisión de instrumentos de deuda para tener continuidad en el negocio.
  • Eventos relevantes para ajustar estimaciones o provisiones de activos y pasivos.
  • Costos asociados a la inversión en nuevos activos.
  • Modificación de acuerdos contractuales (arrendamientos).
  • Costos asociados a la implementación de tecnología y conectividad.
  • Ajustes en materia de precios de transferencia.
  • Gastos asociados al entendimiento, implementación, difusión y seguimiento del protocolo de seguridad sanitaria frente a la “nueva normalidad”.

De igual forma, para garantizar la continuidad de una compañía, es necesario complementar su estrategia de negocios con herramientas tecnológicas que provean elementos confiables para mantener la productividad, tomar decisiones clave, crecer y mejorar aún en el escenario adverso actual, de la mano con el cumplimiento de la normatividad contable y fiscal.

“Para apoyar en este objetivo, Aspel cuenta con soluciones que ayudan a los empresarios a mantener actualizada su información financiera y fiscal de forma segura y confiable, así como cumplir con las diferentes especificaciones y funciones para el envío de la contabilidad electrónica; además de que proporcionan diversos documentos, reportes y gráficas para evaluar la situación financiera de la organización”, concluyó Luis Velasco.

Aunado a retomar el buen control de las finanzas, es indispensable que las empresas cuenten con la infraestructura necesaria para seguir operando de manera remota; así controlan y automatizan sus procesos administrativos y contables en cualquier momento y lugar, acceden de inmediato a información clave para conocer de forma precisa qué está pasando en su negocio en tiempo real y se facilita compartir los datos de la organización con las distintas áreas para que sigan laborando sin estar físicamente en su lugar de trabajo.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS La importancia del análisis de datos en la asistencia sanitaria

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario