La prohibición genera informalidad, evasión e ilegalidad en hábitos de consumo

El segundo trimestre de este año, se presentó una caída de 20 puntos del PIB, provocando la pérdida de más de 1 millón 200 mil empleos formales, más de 15 millones de subempleos y actividades informales, 16 millones de mexicanos engrosaron las filas de la pobreza y pobreza extrema del país y más del 55% de las familias mexicanas no cuentan con los recursos necesarios para comprar los productos de la canasta básica que requieren para su manutención.

Por ello, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) llama a unir esfuerzos, ya que el Gobierno Federal (INEGI-CONEVAL, Secretaria de Hacienda y Presidencia) oficialmente han reconocido que nuestro país se encuentra sumergido en una profunda crisis económica.

Por otro lado, en el Estado de Oaxaca, diputados locales como Magaly López Domínguez (Distrito XV por San Raymundo Jalpa, Santa Cruz Xoxocotlán, San Antonio de la Cal, Cuilapam de Guerrero y Villa de Zaachila) presentaron una iniciativa de reforma al Artículo 20 Bis de la Ley de Derechos de niñas, niños y adolescentes de Oaxaca que plantea la prohibición de la venta, distribución, donación y suministro a menores de 18 años de refrescos y productos de alto contenido calórico bajo el argumento de velar por su salud, bajo la tesis de que por ser menores sostienen que no tienen criterio para decidir sobre sus hábitos de compra dejando de lado que el consumo es una huella cultural que responde al poder compra y, para poder operar un cambio de hábitos, lo que se exige es: información, educación y dinero, pero sobre todo se requiere o se necesitamos defender los empleos.

“No hay tiempo para reflectores, para pretender verse políticamente correcto, el impacto de la pandemia de Covid-19 es un descalabro sin precedentes en nuestra economía y salud pública, 500 mil contagios y 50 mil decesos, su elevado y doloroso costo humano. No hemos controlado la pandemia y no acabamos de entender la nueva normalidad. Los semáforos no funcionan, en muchas partes del país han bajado la guardia, provocando rebrotes. Esta es la fotografía nacional que nos toca vivir”, argumentó Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC.

En ningún caso la prohibición nos llevará a un cambio de hábitos de consumo; antes, al contrario, lo que se prohíbe se promueve.

“Diputada Magaly, no bastará con esta prohibición para concretar un cambio de hábito de consumo, ya que en este tema intervienen muchos factores como es el estrés, sueño, horarios para ingesta y digesta, activación e hidratación y, sobretodo, poder de compra. Nutriólogos, bariatras, internistas y economistas señalan que lograr llevar un estilo de vida saludable es una asignatura compleja y multifactorial, de mediano y largo aliento, obviamente no se podrá lograr con un simple decreto”, señaló Rivera.

“Prohibir la venta de estos productos a menores de 18 años es una medida que colapsará a muchos de los 78 mil pequeños comercios, provocando pérdida de empleos, más cierres de negocios y desesperanza en las familias que de esto viven. Con esta iniciativa, en Oaxaca una persona de 17 años podrá trabajar, conducir un vehículo, hacer su servicio militar, pero no comprar un chocolate, un panecillo, jugo o refresco en su tienda de barrio. Sin duda, surrealismo puro”, agregó Rivera.

Señora diputada, no debe perder de vista que la pandemia del Covid-19 también ha impactado con toda su fuerza a la economía de los oaxaqueños. Lo de ahora es la defensa del empleo, es impedir que se sigan perdiendo fuentes de trabajo, fortalecer el poder de compra de los oaxaqueños, garantizar el abasto de los productos de alta demanda a la población, fortalecer el libre comercio en Oaxaca en apoyo a la industria de alimentos, turística, artesanal y de lo esencial.

Salvada la pandemia habrá oportunidad de pensar estos temas y encontrar las mejores prácticas, ¡ahora no es el momento!

ANPEC comparece ante los poderes de Oaxaca, Ejecutivo y Legislativo, para exhortarlos a que unamos todas nuestras fuerzas y conjuntemos todos nuestros esfuerzos en Defensa del Empleo. Este es un acto de legítima defensa, un acto de sentido común.

#UnidadNacionalParaControlarLaPandemiaYReactivarLaEconomía #PorLaReactivaciónDelComercioTurismoyProducciónArtesanalEnOaxaca #NoALaProhibiciónEnOaxaca

Laura Cruz

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Los pagos digitales han aumentado a partir de la cuarentena

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario