4 pilares para que no sufran las finanzas de una startup

El aspecto financiero se debe conocer, entender y procurar a lo largo de la vida. Si bien el dinero no lo es todo, sí es un factor importante que permite a las personas y a las empresas tener recursos suficientes para alcanzar sus metas

Elaine King, asesora de empresas familiares y profesora del curso Finanzas personales para freelancers, de Crehana, comparte recomendaciones que servirán a todos los emprendedores que buscan encontrar un balance financiero y conocer qué errores deben evitar al momento de intentar mejorar su empresa.

“Muchos emprendedores no ven todos los componentes de su proyecto de forma detallada desde el inicio, y hacerlo es vital para conocer el rumbo que se habrá de tomar con la empresa. Se tiene que ser plenamente consciente de lo que se aporta al mercado y de cuánto es el valor de la empresa, siempre considerar los gastos extras que se pueden generar y también los gastos que se pueden omitir. Incluso en el momento de la operación se debe pensar que se puede economizar tiempo haciendo las reuniones más cortas o valiéndose de software especializado que permita visualizar el rendimiento de las personas y sus labores” explicó Elaine.

La experta en empresas familiares recomienda seguir cuatro pautas muy útiles para mejorar cualquier startup:

  • Simplifica tu plan estratégico. Al momento de comenzar con un nuevo proyecto no es necesario tener un plan de 100 hojas. Es posible que alguna empresa gigante los tenga, pero es mejor mantenerlo corto pero conciso. En el plan estratégico se debe incluir una visión (¿por qué?) y una misión (¿cómo?), además de tener objetivos puntuales y una estrategia con plazos idealmente de un mes. Esto delinea el plan de acción a seguir que también deberá ser lo más específico posible.
  • Alinear el plan a las proyecciones financieras. Las proyecciones financieras deberán de funcionar como un espejo del plan estratégico. Estas proyecciones pueden plantearse a plazos de entre 3 y 6 meses, siempre teniendo en cuenta los ajustes que deberán de hacerse para las mejoras en la empresa, así como alianzas que puedan surgir cada mes.
  • Diversificar el riesgo y tener cuidado con los créditos. Esto es una parte fundamental. Para diversificar el riesgo siempre pueden variar los productos o servicios que se ofrecen al público. Ejemplo de ello podría ser una tienda de accesorios deportivos, que además tenga una sección que venda café, de esta forma no se apuesta de lleno todo el dinero a una misma jugada. Los créditos, por otra parte, son un aspecto vital para fondear una empresa, sin embargo, no todos los préstamos son iguales. No es lo mismo gastar con una tarjeta de crédito que pedir un préstamo específico al banco, que generalmente tienen tasas de interés menores. Siempre se debe estar atento a mantener los pagos de deudas al corriente y no gastar en lo que no es vital para la empresa.
  • Definir el valor del tiempo. Es un tema complicado para un emprendedor. Sin embargo, aunque no se cumpla con un horario de 8 horas (pues la mayoría de los emprendedores están disponibles para sus empresas las 24 horas del día), un buen ejercicio es medir cuánto podemos lograr en las horas que se destinan al trabajo y magnificar el potencial para desarrollar una operación más eficiente. Entre más tiempo se tenga para destinar a la empresa, más serán las mejoras que se puedan hacer y, por consiguiente, el dinero que se pueda generar.

Los empresarios tienen que tener en cuenta que lo que se haga hoy con el dinero afectará siempre el futuro, ya sea para bien o para mal. Por ello, en momentos de crisis, el dinero debe de ir a donde tenga más sentido ponerlo: fondos de ahorro, contratación de servicios de software, optimización de entregas a domicilio, etc. En este sentido, muchos restaurantes dieron ejemplo de transformación en esta época, pues robustecieron sus alianzas con plataformas de entrega y le dieron un giro a su producto mandando los ingredientes e instrucciones para preparar los alimentos y haciendo que la gente se entretenga en estos momentos.

Las crisis son una buena oportunidad para hacer crecer una empresa y un sueño de toda la vida. Es importante enfocarse en el bienestar financiero y no en cuántos millones se pueden generar. Plataformas como LinkedIn son muy útiles para desarrollar alianzas con gente con la que quizás no se podría hacer fácilmente de forma presencial, además, cursos como Emprender para ser feliz y Manejo de tiempo y productividad de Crehana podrán desarrollar las habilidades necesarias para levantar una empresa exitosa.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Mexicanos deben apostar por el uso de cubrebocas en la nueva normalidad

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario