Un diagnóstico preciso puede salvar a la mujer de cáncer de mama y de gastos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nombró octubre a nivel mundial el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama.

Sin embargo, la misma la organización reveló que a nivel global cada año se detectan 1.38 millones de nuevos casos y fallecen 458 mil personas por esta causa, mientras que el 1% se da en hombres. Aunque las cifras son menos agobiantes para los varones, en ambas situaciones se recomienda comenzar con una cultura de detección a través de la autoexploración a partir de los 20 años de edad, con el fin de descubrir anomalías y prevenir cualquier posible riesgo en la salud.

“Mucho se ha hablado de la importancia de ser consientes para saber detectar protuberancias en el seno, sin embargo, con el pasar de los años poco se ha dicho del papel que ocupan los equipos clínicos en la correcta detección del cáncer, por ejemplo, los monitores para la lectura de mamografías. En este sentido un correcto diagnóstico puede ser la clave para disminuir la tasa de mortandad por cáncer de mama”, explicó Francisco Fandiño, Managing Director Latin America en Barco.

Los radiólogos deben saber que las imágenes digitales de los senos, la calidad de la pantalla médica tiene un efecto directo en el resultado del estudio. La luminosidad de la pantalla y la resolución definida en megapíxeles son los factores más influyentes en la interpretación diagnóstica. Hay que tener mucho espacio para monitores de 1, 2 o 3 megapíxeles en el sistema de imágenes de mama, “pero cuando se trata del acto de detectar y diagnosticar exámenes de los senos, el estándar es un mínimo de 5 megapíxeles”, aseguró Francisco Fandiño.

En México el cáncer de mama es la primera causa de muerte en mujeres de 25 años y más. Por lo mismo, la detección temprana se vuelve fundamental para obtener un diagnóstico certero seguido de un tratamiento oportuno.

Según un estudio realizado por Barco acerca de la importancia de la calidad de imagen, 200 radiólogos en América y Europa comentaron sus interpretaciones, de los cuales el 91% cree que la calidad de imagen es el aspecto de visualización más importante y de mayor impacto en la lectura de mamografías, mientras que el 70% considera que la ergonomía de la imagen es fundamental para brindar un diagnóstico preciso.

“Entre los desafíos más importantes en torno a la lucha contra el cáncer de mama, está la disminución de falsos negativos y generar un diagnóstico preciso, por tal motivo es fundamental que como médicos y pacientes tomemos conciencia de exigir monitores de calidad para el estudio, ya que el 70% de los errores de diagnóstico en interpretaciones radiológicas, son de naturaleza perceptiva, es decir, el radiólogo no “ve” la anomalía en el examen por imágenes”, dijo Fandiño.

En términos de gastos, en México pocas personas están preparadas para enfrentar los gastos generados por la misma. De acuerdo con información publicada en el Diario Oficial de la Federación, una consulta de especialidades en el IMSS cuesta $2,237 pesos; un día de hospitalización $8,732 pesos y una sesión de quimioterapia $7,113 pesos.

“Contar con un seguro de gastos médicos que cubra el cáncer se vuelve fundamental para todas las personas que lo requieren. Una cobertura de este tipo es la mejor forma de prevenir un golpe fuerte a las finanzas personales o familiares. Nosotros entendemos estas preocupaciones y ofrecemos la cobertura de este padecimiento al 100% en nuestros planes de seguros de gastos médicos mayores”, declaró Ana Lilia Garduño, directora de marketing y producto de Bupa México.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Lanzan programa que impulsa ventas en línea de emprendedores y MiPYMEs

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario