6 mejores prácticas para el éxito de la TI híbrida

Actualmente, la TI híbrida es la realidad en la mayoría de los departamentos de TI, ya que los CIO han migrado múltiples aplicaciones, infraestructura y herramientas de TI a la nube, mientras mantienen otras de forma física. La operación y el mantenimiento exitoso de un entorno de TI híbrido puede verse impactado por la forma en que se adopten estas seis mejores prácticas.

La TI híbrida es el modelo operativo para el futuro. Sin embargo, existen importantes factores de éxito para administrar eficazmente un entorno híbrido, ya que cada proveedor de TI agrega complejidad y cierto potencial de conflicto por la variación en los modelos de servicio. Estas variaciones pueden provocar ineficiencias comerciales y reelaboración. Por ejemplo, cada proveedor traerá sus propios procesos de reparación / actualización, sus  herramientas de prueba y propios protocolos de seguridad.

Se necesitarán protocolos estándar para manejar capacidades, junto con procesos y mecanismos de gobernanza para ingresar / actualizar datos que cruzan productos. Los CIO deben repensar cómo operar la TI en la era híbrida y desarrollar un plan de negocios que aborde cada una de las siguientes mejores prácticas funcionales y técnicas.

MEJORES PRÁCTICAS FUNCIONALES

Los CIO tienen una gran oportunidad para ayudar a sus negocios a transformarse utilizando el modelo de TI híbrido, pero necesitan desarrollarlo de manera estratégica, considerando cuándo usar la nube y cuándo no utilizarla. También se debe abordar la capacitación de personal, tanto para la construcción como para el funcionamiento de la TI híbrida. Los servicios de soporte deben evolucionar para abordar los componentes en la nube y fuera de la nube del entorno de TI híbrido.

  • La selección de aplicaciones debe considerar estratégicamente las capacidades comerciales y los modelos de entrega.

Para garantizar que las partes interesadas comprendan la estrategia, es posible que los líderes de TI deban indicar explícitamente la posición de la empresa con respecto a las capacidades comerciales que pueden colocarse en la nube frente a las que deben permanecer fuera de la nube.

Los sistemas de registro, como ERP, son candidatos menos probables para la nube como SaaS, ya que suelen ser bastante complejos, contienen algún nivel de personalización y no dependen de la conectividad a Internet o factores externos para acceder al software. Sin embargo, trasladar las aplicaciones ERP con licencia a la nube mediante un ascenso y cambio a IaaS puede ser un paso importante, ya que brinda flexibilidad y agilidad al tiempo que brinda a las empresas la oportunidad de seguir extrayendo valor de sus licencias de aplicaciones.

Los sistemas de participación, como CRM u otras aplicaciones de front-end que se conectan con clientes y proveedores, son candidatos más probables para SaaS, donde una presencia digital puede crear una ventaja competitiva o impulsar el crecimiento. Los sistemas que son de baja complejidad y es probable que cambien con frecuencia para seguir siendo relevantes también son buenos candidatos para SaaS.

  • El personal debe poseer las nuevas habilidades necesarias para implementar y operar un entorno de TI híbrido.

Las habilidades de integración para gestionar varios entornos de nube tendrán una gran demanda, pero serán difíciles de encontrar. Por ejemplo, con respecto a un equipo del Centro de excelencia en la nube (CCOE), Gartner dice que “un área de TI híbrida debería estar normalmente dirigido por un arquitecto de nube senior que tenga un conocimiento práctico de las operaciones comerciales y de TI”.

En Rimini Street recomendamos evaluar la necesidad de habilidades técnicas como ingeniería entre silos, seguridad en la nube, gestión e integración de plataformas. Cuando las habilidades sean difíciles de localizar, considere un enfoque de trabajo en equipo para lograr el complemento y busque oportunidades para volver a capacitar al personal interno en lugar para llenar los vacíos de habilidades en la nube.

  • Los servicios de soporte deben abordar las variaciones y limitaciones en las políticas y los “Service Level Agreement” (SLA) de servicio de los proveedores.

Tener varios proveedores en la cartera híbrida crea la posibilidad de SLA conflictivos (o al menos incompatibles). Por ejemplo, el tiempo de respuesta de interrupción garantizado de un proveedor puede ser más largo que el de otro, lo que puede convertirse en un problema de SLA si el segundo proveedor no puede cumplir con su SLA debido a que espera que responda el primero.

Los procesos y la gobernanza para todos los aspectos del soporte, incluidos, entre otros, el diseño de la solución, las pruebas, las copias de seguridad, la recuperación de interrupciones y la coordinación de los tiempos de inactividad planificados, deben ser compatibles entre los procesos internos y la gobernanza de múltiples proveedores.

Por ejemplo, un proveedor de nube solo puede actualizar su entorno de prueba mensualmente; otro puede restringir el número de pruebas permitidas por mes. Cualquiera de las políticas puede afectar la necesidad urgente de una prueba sincronizada entre proveedores; este es solo un aspecto del soporte que puede verse afectado en el modelo híbrido. Por ello, considere la posibilidad de unificar los servicios en la nube y fuera de la nube con un socio de soporte que pueda organizar los servicios entre varios proveedores.

MEJORES PRÁCTICAS TÉCNICAS

Un desafío con el modelo de TI híbrida es que la arquitectura puede volverse muy complicada rápidamente. A medida que se agregan más componentes, aumenta la prioridad en la integración. Asimismo, la seguridad se vuelve más desafiante con cada proveedor adicional.

  • Aproveche la flexibilidad y la agilidad del modelo de TI híbrido y no permita que la complejidad arquitectónica se interponga en su camino.

Un mayor número de proveedores, opciones y elecciones puede crear complejidad arquitectónica que conduce a un entorno de TI más difícil. Para solucionarlo, impulse la agilidad y flexibilidad moviendo capacidades a la nube que no requieren una integración limitada, cambios frecuentes o rápidos para mantener la competitividad de la empresa y que pueden cambiarse fácilmente a medida que se disponga de mejores soluciones. Además, asegúrese de que su diseño de arquitectura de TI híbrida sea lo suficientemente flexible como para incorporar o eliminar soluciones rápidamente. Por último, establezca un monitoreo continuo de cuellos de botella o puntos de falla debido a múltiples proveedores.

  • La gobernanza, el proceso y las herramientas de integración deben crear una solución perfecta.

A medida que la cartera de aplicaciones crece más diversificada y distribuida a través de TI híbrida, aproveche las capacidades en las herramientas más nuevas para permitir una integración perfecta más fácilmente. Los estándares existentes para las herramientas de integración pueden volverse rápidamente inadecuados a medida que la cartera se expande a un escenario de múltiples nubes. Es posible que sea necesario agregar herramientas de integración modernas de la plataforma como servicio (iPaaS) al kit de herramientas de integración para abordar los requisitos de nube a nube y de nube a no nube.

Qué mecanismo de integración usar, propiedad de los datos y procesos, son ejemplos de áreas en las que la gobernanza deberá expandirse para adaptarse a la naturaleza de múltiples proveedores de un portafolio híbrido.

  • Los procesos y controles deben mantener seguro el entorno de TI híbrido.

Se necesitan procesos de seguridad sólidos para mantener segura la TI híbrida. Los resultados de una encuesta reciente de Cowen demostraron que el 37% de los encuestados identificó la seguridad en la nube como una prioridad de inversión y, antes de la pandemia de COVID, el 90% o más de los encuestados esperaban aumentar los presupuestos de seguridad en 2020. Aunque los CIO lo reconocen y lo están planificando, las empresas deben estar dispuestas a aceptar un cierto nivel de riesgo cuando agregan productos en la nube al portafolio de TI híbrida.

Validar la efectividad del control de seguridad puede ser un desafío. Por ello, recomendamos definir “quién es el propietario de qué” en la infraestructura y los servicios de seguridad de aplicaciones. Preste especial atención en asignar la propiedad de los controles de administración de acceso e identidad. Por último, es clave desarrollar auditorías de seguridad y medidas de eficacia que se adapten a las necesidades de visibilidad por parte del equipo de TI.

Conclusión

Los beneficios de un entorno de TI híbrido son importantes pero es clave abordar de forma proactiva los factores críticos de éxito. La adopción de estas seis mejores prácticas puede mejorar significativamente el éxito del modelo de TI híbrido y ayudarlo a superar los desafíos de la migración a la nube.

Por Pat Phelan, vicepresidenta de investigación de mercado, Rimini Street

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS No mueras en el intento, levanta capital

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario