Una nueva coalición regional de economía circular

A medida que la región se enfrenta a los impactos económicos de la pandemia del Covid-19, ésta tiene ahora la oportunidad de construir una nueva ola de desarrollo y prosperidad basada en un modelo económico que beneficia a la sociedad, a las empresas y al medio ambiente.

La región es, en materia de recursos, una de las más abundantes del mundo, pero su dependencia excesiva de las actividades extractivas de poco valor y de los mercados volátiles en materia de productos básicos, le han impedido lograr un crecimiento duradero, crear empleos calificados y reducir las desigualdades.

La Coalición de Economía Circular – América Latina y el Caribe servirá como plataforma para intercambiar las mejores prácticas y promover la cooperación Sur-Sur y Norte-Sur, además de destacar los beneficios de lograr un enfoque de economía circular. Como socio estratégico de la Coalición, la Fundación Ellen MacArthur da la bienvenida a esta iniciativa como un mecanismo valioso para promover la colaboración durante el cambio de sistema.

La Fundación Ellen MacArthur forma parte del grupo de organizaciones líderes que acaban de presentar una coalición para apoyar a la región de América Latina y el Caribe en la transición hacia la economía circular.

Dicha transición ofrece nuevas y mejores oportunidades de crecimiento para lograr una recuperación económica resiliente y con bajas emisiones de carbono.

Colaborar para este cambio es uno de los cinco objetivos universales para políticas de economía circular que la Fundación publicó en enero de 2021 con el fin de crear una dirección común en el desarrollo de políticas que permitan una transición más rápida hacia la economía circular.

Luísa Santiago, Líder para América Latina de la Fundación Ellen MacArthur mencionó: “América Latina y el Caribe pueden encontrar nuevas e importantes oportunidades de crecimiento al pasar a una economía circular que elimine los desechos y la contaminación, mantenga los productos y materiales en uso y regenere los sistemas naturales. Un modelo que sea equitativo, diverso e inclusivo, y que ayude a abordar la raíz de los desafíos globales.”

“La Fundación Ellen MacArthur está comprometida con lograr la transición a una economía circular a nivel global, lo que requiere una colaboración sin precedentes en todos los niveles. Por eso nos complace anunciar el lanzamiento de una coalición regional que integrará y acelerará los esfuerzos para construir una transición hacia la economía circular en América Latina y el Caribe”, agregó la líder.

La Coalición paralelo a la XXII Reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente de la región, coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que cuenta con el apoyo de un grupo de ocho socios estratégicos: el Centro y Red de Tecnología del Clima (CTCN), la Fundación Ellen MacArthur, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Konrad Adenauer Foundation (KAS), la Platform for Accelerating the Circular Economy Coalition (PACE), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y el Foro Económico Mundial (WEF).

La Coalición estará encabezada por un comité directivo compuesto por cuatro representantes gubernamentales de alto nivel, que rotarán en esta función, comenzando por Colombia, Costa Rica, Perú y República Dominicana para el período 2021-2022.

La economía circular se basa en tres principios fundamentales, previstos desde el diseño:

  • Eliminar los desechos y la contaminación
  • Mantener los productos y materiales en uso
  • Regenerar los sistemas naturales

La economía circular aborda las causas fundamentales de los desafíos globales como la pérdida de biodiversidad, la contaminación y el cambio climático. Si bien las discusiones actuales sobre el clima se centran en gran medida en dar el salto hacia las energías renovables y maximizar la eficiencia energética, la investigación de la Fundación

Ellen MacArthur y Material Economics ha identificado que este proceso solo abarca el 55% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, en el mundo. Por eso, la transición a una economía circular es necesaria para abordar el 45% restante de emisiones, que se derivan de la fabricación y uso de productos, así como de la producción de alimentos.

La Coalición tiene como objetivo poner en práctica estos principios a través del trabajo colaborativo entre gobiernos, empresas y la sociedad en conjunto. “La creación de esta coalición reafirma el compromiso de la región con la implementación de la Agenda 2030, con especial énfasis en el ODS 12, Consumo y Producción Sostenibles, que busca promover la innovación, la infraestructura sostenible y la economía inclusiva y circular”, dijo Leo Heileman, director regional para América Latina y el Caribe del PNUMA.

“Reconociendo que los patrones de producción y consumo que ya no son sostenibles, hacen parte de la causa fundamental de las tres crisis planetarias que enfrentamos hoy (cambio climático, contaminación y pérdida de la biodiversidad), tenemos una oportunidad inigualable para replantear nuestra economía lineal y redefinir nuestros patrones de producción y consumo que hoy son insostenibles”, concluyó Heileman.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Llega al mercado una solución financiera flexible para las PyMES mexicanas

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario