Mindfulness, el bienestar que todo líder necesita para tener éxito

Nia Ayanz, consultora enfocada en desarrollar la inteligencia emocional dentro de diversas organizaciones, comparte 5 consejos para que aprendas a manejar mejor tus emociones y lleves a tu equipo al éxito.

Los seres humanos somos imperfectos, y esto nos permite conectar con los demás desde la vulnerabilidad (único lugar desde donde surge la autenticidad). Los líderes “perfectos” de hoy son los que operan desde la autenticidad. Es en el “carisma” donde se encuentra el despliegue de las tan buscadas habilidades blandas.

Y en este punto, el autoconocimiento es clave. Las emociones son la mayor fuente de información y gestionarlas es lo que te permite tomar el mejor camino para liderar a tu equipo hacia un objetivo y garantizar el bienestar grupal e individual.

Nia Ayanz, consultora en el uso de inteligencia emocional dentro de las organizaciones, y profesora del curso Inteligencia Emocional para Líderes de Crehana  —la comunidad de aprendizaje en línea de mayor crecimiento en Latinoamérica—, nos comparte algunos tips para equilibrar el estrés que se vive a diario en la oficina y mejorar la relación con tu equipo.

“Manejar nuestras emociones implica tener la capacidad de comprender y gestionar las sensaciones y sentimientos propios, así como los de las demás personas. Quienes cuentan con un alto grado de inteligencia emocional saben lo que sienten, lo que significan esas emociones y cómo pueden afectar a los demás al otorgarles un valor informativo”, explica Nia.

De acuerdo con Ayanz, existen diferentes habilidades blandas que pueden ayudar a tener un manejo de las emociones más eficiente, para evitar gritar o ser pasivo-agresivo con tu equipo en momentos de crisis y reaccionar de manera asertiva. Esto te ayudará a conducir a tu equipo con éxito hacia los objetivos planteados. Por ello, la experta recomienda trabajar estas cinco habilidades que considera clave al momento de manejar las emociones.

  • Validar las emociones

Las emociones no se juzgan, simplemente son, y su función principal es la de informarnos. Debemos validarlas para comprender de dónde surgen, por qué aparecen. Para esto, lo mejor es prestar atención a lo que pasó, qué fue lo que te afectó a ti y a los otros.

No rechaces o niegues los sentimientos negativos solo porque no son agradables. Si mantienes una posición objetiva respecto a ellos, puedes convertir el sentimiento incómodo en algo productivo o puede convertirse en un paso más para evolucionar.

Preguntar hasta “estar en los zapatos del otro”

La empatía implica, adoptar una postura de observación y escucha con total apertura. Preguntar para entender a profundidad la visión que el otro tiene es esencial. Tómate un tiempo para mirar las situaciones desde la perspectiva de otras personas. Por otra parte, el lenguaje corporal es otra de las grandes fuentes de información.  Aprender a leer el lenguaje no verbal puede ser una ventaja real en un rol de liderazgo, porque podrás determinar mejor cómo se siente alguien realmente.

Autoconocimiento

Los buenos líderes tienen un alto grado de conocimiento sobre ellos mismos. Esto ayuda a entender las causas de sus emociones, conocer sus miedos y sus “fantasmas”, por lo tanto, saben identificar y regular las emociones para orientarlas al objetivo.

Esta habilidad también implica la flexibilidad y el compromiso de un líder con la responsabilidad personal. No se trata de no hablar de las cosas “negativas” o de evitar frustrarse o mostrarse preocupado, se trata de poder tolerar el mal momento y atravesarlo de una manera inteligente.

Capacidad de escucha y humildad

Los líderes que manejan bien sus emociones están abiertos a escuchar a los miembros de su equipo con total humildad. Toman las opiniones de los demás con la misma importancia que las propias. Por eso logran el consenso, la colaboración y cooperación, así como el apoyo a sus iniciativas y motivan con una nueva misión o proyecto. Incluso inspiran la lealtad de su equipo alabando su buen trabajo.

Motivación

La motivación influye muchísimo en el manejo de las emociones. Los líderes que se motivan a sí mismos trabajan consistentemente para lograr sus metas, y tienen estándares extremadamente altos para mantener la calidad de su trabajo. Los líderes motivados suelen ser optimistas, sin importar las crisis en el trabajo. Adoptar esta mentalidad para el liderazgo puede requerir práctica, pero vale la pena el esfuerzo.

Toma el tiempo necesario para trabajar estas habilidades para el manejo de emociones en cualquier ámbito de tu vida ¡Desarrollarlas te ayudará a sobresalir en tu próximo puesto como líder! Crehana cuenta con cursos como Mindfulness y bienestar: revoluciona tu empresa, que apoyarán tu camino para ser un mejor líder.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS ¿Qué es la economía circular y su importancia para un futuro sustentable?

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario