¿Cuál ha sido la situación del retail en esta primera mitad de 2021 y cuáles son sus perspectivas para la segunda mitad del año?

A principios de año, las empresas siguieron viviendo el impacto del COVID-19 con nuevas restricciones que aceleraron las tendencias del sector retail a todos los niveles. 2020 ha sido una revolución para muchos retailers, quienes entendieron que, si querían salir airosos de esta crisis, la única opción era apostar por la transformación digital.

De hecho, en esta primera mitad de 2021, hemos visto muchos retailers incrementar esta apuesta por la digitalización en sus acciones de marketing (digitalización del catálogo promocional, publicidad digital, comunicación con clientes…). Grandes retailers como Ikea, Bodega Aurrera, HEB o Carrefour redujeron o incluso eliminaron la totalidad en la producción de folletos o catálogos en formato papel en favor de una alternativa online, más adaptada a la nueva situación y con un impacto más eficaz, a la vez que medible.

El canal online también juega un papel importante. Se prevé un crecimiento del e-commerce del 24%, que se estima que llegará a representar el 30% de todas las ventas al por menor en 2030. Se prevé, además, que más de una tercera parte de los profesionales de marketing aumenten sus inversiones para generar experiencias de compra omnicanal.

Si bien la venta a través de e-commerce aumentará su cuota de mercado en los próximos años, el canal tradicional, la venta física, seguirá representando dos tercios de las ventas que se realicen. Este porcentaje puede variar en función de la categoría, alcanzando hasta el 50% entre la venta online y la offline.

¿Qué tendencias han aumentado o surgido durante la pandemia en el retail (e-commerce, omnicanalidad, click & collect, consumo de proximidad)? ¿Se mantendrán estas tendencias cuando volvamos a la normalidad?

En este último año hemos visto como el e-commerce ha ido ganando peso. En los últimos cinco años, la región pasó de 126 a 267 millones de compradores. Sin embargo, la tienda física es y seguirá siendo el canal de compra preferido por los consumidores en los próximos años, ya sea para buscar productos, adquirir artículos o recoger pedidos. Así lo demuestra el auge de otros servicios complementarios a la tienda física como el “Click & Collect”, el cual se ha duplicado este último año. Otras tendencias que han surgido y seguirán en el futuro son los diferentes métodos de pago y las opciones de delivery. Por ejemplo, Cencosud ha afianzado su modelo de dark store (tienda sin clientes) para afrontar el crecimiento de las compras online y gigantes como Walmart también ya han anunciado su incursión en estos formatos.

Una de las tendencias que surgieron con mayor fuerza durante la pandemia, es la creciente preocupación del consumidor por el medio ambiente, las acciones éticas y sostenibles de los retailers y marcas, que unido con el comercio de proximidad se convirtieron en factores relevantes en el proceso de compra del cliente.

¿Cómo evolucionará el consumidor en los próximos meses ante una nueva normalidad?

Esta crisis va a acelerar y cambiar algunos de los comportamientos de los consumidores. Los consumidores post pandemia demostraron una mayor sensibilidad al precio, por lo que buscarán ahorros y descuentos que les permitan mantener sus finanzas.

Con relación a los hábitos de compra, estos también cambiarán. Si hace más de un año se utilizaba el canal online principalmente para planificar compras de alta rotación, el nuevo consumidor utilizará éste de manera habitual, además de buscadores y redes sociales como Google, Facebook, Instagram, Tiktok o WhatsApp Business. Retailers como Carrefour o HEB ya han puesto en marcha su cuenta de empresa en Whatsapp para brindar un servicio de atención a sus clientes.

¿Cómo se adaptarán los retailers a esta evolución y cómo generarán mayor confianza para que los consumidores vuelvan a las tiendas?

Los retailers deberán ir adaptándose a la evolución del consumidor y anticipar estos cambios. Frente a un consumidor más exigente y digital, las empresas que tengan una presencia omnicanal real (online y offline), ofrezcan una experiencia sin fisuras, sin importar el canal, y tengan una estrategia clara de comunicación a lo largo de todo el proceso de compra, generarán una mayor confianza que además de mantenerlos vigentes les darán la oportunidad de ganar market share.

Esto requiere conocer el customer journey de sus consumidores, de una comunicación constante e intensiva a lo largo de todo el proceso de compra, es decir, estar donde los consumidores están, anticipándose a sus necesidades y aportando valor en los diferentes touch points, a la vez que destacar por encima de los competidores, por lo que el marketing digital jugará un papel clave en la estrategia de los retailers para 2021.

Álex López, Country Manager México de Tiendeo

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Tendencias financieras que sanan el bolsillo de los mexicanos

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario