Los riesgos de usar wallets

Las wallets o cartera electrónica son plataformas digitales que almacenan los datos financieros del usuario y le permiten realizar diversas transacciones a través de su dispositivo móvil, ya sean compras en comercios, transferencias, pagos servicios, entre otras. Algunas billeteras son más sofisticadas y cuentan con herramientas para administrar cuentas y gestionar gastos.

Según datos de Visa, el uso de wallets en América Latina tuvo un incremento considerable a partir del COVID-19, ya que en 2019 se estimaba que menos del 11% de los usuarios de servicios financieros optaban por las billeteras digitales, en 2020 la cifra creció hasta el 30%.

 

De acuerdo con José Andrés Chávez, CEO y cofundador de Bayonet, antes de la pandemia los fraudes digitales se concentraban principalmente en el comercio electrónico; no obstante, cada vez son más las amenazas en otras industrias como las wallets o billeteras digitales.

El informe Exposición al riesgo de fraude en las compañías Fintech de pagos, de Deloitte, en el que la consultora alerta que a raíz de la pandemia estas empresas están “ampliamente expuestas a riesgos de fraude”, debido al incremento del volumen de procesamientos de pagos digitales y a que los escenarios de trabajo remoto representan potenciales riesgo de ciberseguridad.

“Prevenir el fraude desde las wallets es clave ya que estas plataformas cuentan con información sensible del usuario, desde su nombre, número de cuenta y acceso a tarjetas bancarias”, añade Chávez.

La creciente adopción de las wallets se debe a que son herramientas con grandes beneficios para los usuarios como eficiencia, accesibilidad, rapidez, entre otras. Además, muchos usuarios las consideran la opción más segura para realizar transacciones financieras.

Un estudio de The Competitive Intelligence Unit (CIU) señala que en México el 90% de las transacciones con wallets son compras en línea, ya que los usuarios consideran que este método es más seguro que pagar directamente sus tarjetas bancarias. Las wallets han surgido como una alternativa más segura para evitar el robo de datos bancarios.

Las wallets pueden disminuir los riesgos al adoptar herramientas de prevención de fraude eficientes e impulsadas por tecnologías como machine learning, la cual permite incorporar datos en tiempo real y optimizar el nivel de detección de fraude sin necesidad de contar con un equipo especializado de programación.

Por su parte, los usuarios pueden adoptar acciones de prevención como evitar acceder a su wallet desde dispositivos ajenos, no usar redes Wi-Fi públicas para realizar sus transacciones, asegurarse de usar sitios web seguros, entre otros.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS Cómo impactó el comportamiento de colaboradores ante el COVID-19

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario