Del miedo a no estar conectado a la saturación

tecnozombiesLa necesidad de estar siempre conectados para atender a nuestras cuentas en redes sociales se conoce como FoMO (Fear of Missing Out), un síndrome que está muy presente entre usuarios que precisamente temen esa exclusión “virtual” que se puede dar en redes sociales.

“Por supuesto, esa sensación de exclusión ya existía sin que apareciesen los smartphones y las redes sociales, pero ahora está más presente que nunca.”

Este tipo de problema está presente entre el 56% de los usuarios, según una encuesta realizada por MyLife en julio de 2013, en la que los participantes dejaron claro tener miedo al perderse eventos, noticias o actualizaciones de estado importantes cuando no estaban conectados a sus redes sociales. El 27% de esos encuestados reconocieron además consultar sus redes sociales nada más levantarse.

Por supuesto, esa sensación de exclusión ya existía sin que apareciesen los smartphones y las redes sociales, pero ahora está más presente que nunca. Las posibilidades que ofrecen estos nuevos medios hacen que podamos estar conectados a nuestros amigos y conocidos 24 horas al día, y eso tiene ese efecto colateral: el del miedo a creer que nos estamos perdiendo algo importante cuando no estamos “pegados” al móvil.

Ese concepto no sólo se relaciona con las redes sociales y la movilidad, sino también con el mundo de la publicidad, donde los anunciantes precisamente juegan con esos miedos. Tratan de convencernos de que no podemos perder esa oportunidad para comprar ese objeto con el que nos sentiremos, claro está, más felices e integrados.

El uso de tecnologías innovadoras de información puede dar grandes ventajas a una nueva empresa sobre las grandes compañías que presentan rezagos; sin embargo, la compra de nuevo equipo y software se vuelve un arma de doble filo ante la posibilidad de hacer elecciones equivocadas.

De acuerdo con la encuesta Executive Quiz, 54% por ciento de los ejecutivos a nivel global consideran que el nivel de innovación tecnológica en su compañía es menos que satisfactorio.

Los datos se convierten en una oportunidad de oro para las empresas nacientes, pues están en la posición de plantear una estrategia de tecnología que permita ofrecer un mejor servicio y disminuir el costo operativo.

El problema surge cuando el empresario no cuenta con una estrategia general adecuada y cede a la tentación de invertir en algo novedoso (y costoso) que no responde a sus necesidades, e incluso puede afectar la liquidez de la compañía, considera Agustín Mier y Terán García, presidente de la organización Emprende México.

Señala que es fundamental evaluar el papel que juega la tecnología en la estrategia y evitar gastos innecesarios; para lo cual recomienda contar con un asesor neutral, capaz de identificar las necesidades que tiene la empresa y el equipo que mejor le conviene para satisfacerla.

Aunque parezca contradictorio, el primer paso para hacer buen uso de las nuevas tecnologías es perder el miedo y tener un primer acercamiento.

Los empresarios deben tener en cuenta, por ejemplo, que una vez que han decidido digitalizar información, la compra de un servidor puede ser un error muy costoso, pues no es indispensable ante alternativas como el arrendamiento de servidores, explica Moisés Rodríguez, director comercial de Kaitensoft.

Advierte también que, antes de comprar la licencia de un software, los empresarios deben experimentar con las versiones gratuitas de prueba para estar seguros que la inversión responde a sus necesidades.

Además, recomienda considerar las opciones en línea que ofrecen potencializar las capacidades del personal de la empresa, es decir, programas computacionales que brindan soluciones diferentes a la paquetería tradicional.

Errores a evitar

  • Nunca compres un equipo de cómputo sin estar seguro que es funcional para la persona que lo ocupará. Los expertos coinciden en que muchas veces el personal administrativo tiene equipos caros con capacidad para coordinar incluso funciones de diseño, cuando no lo requieren.
  • No compres un servidor a menos que sea indispensable. La compra de servidores para administrar información implica gastos de mantenimiento que pueden afectar tu flujo de liquidez.
  • Evita dejarte llevar por las estrategias de mercado. El contar con un smartphone parece nunca estar de más, sin embargo, una vez que el servicio de telefonía (y el costo de los aparatos) corre por cuenta de la empresa, es fundamental cerciorarte que el paquete contratado es funcional para el trabajo y no sólo para el ocio.

Mtro. Felipe Augusto Torres Rodríguez.

Consultor en Estrategia y Alta Dirección

felipeaugustot@gmail.com

@PhillipeTours

Recuerda dejar tus comentarios

También puede interesarte:

La tecnología más rentable para PyMEs

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario