Lo que hay detrás de emprender

Datos del Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México (Fondeso) indican que el 23% de los mexicanos inicia un negocio por necesidad, mientras que el 77% restante lo hace por oportunidad.

No hay edad para perseguir pasiones y decidir ser tu propio jefe, la tendencia, y sobre todo la Economía Digital 4.0, sí demanda nuevos talentos, con un gran conocimiento en Internet de las cosas, realidad mixta, nube, entre otras tecnologías que permiten eficientar los negocios.

En los últimos años, el surgimiento de las startups y otros emprendimientos de alto impacto ha estado controlado en su mayoría por jóvenes. Algunas aceleradoras de negocio indican que la edad promedio de los emprendedores en México es de 26 años, otras que es a los treinta y tantos.

Mucho se dice que el emprendimiento es increíble, y lo es, pero poco se habla de cómo realmente se vive. El joven emprendedor Vieri Figallo, CEO de No Format Agency, enlistó lo siguiente:

El primer limitante es el dinero. Se tiene que hacer más con menos. Los libros de finanzas aseguran que el dueño debe ser el primero en cobrar, en la práctica no es así.

Un costo operativo bajo y con buenas rachas de cuentas ganadas. Sin embargo, cuando una empresa crece, se debe invertir en más infraestructura, en subir sueldos, en contar con más gente, equipo y recursos en general. Es decir, entre más crece, la rentabilidad baja.

Las cuentas por pagar son interminables y las entradas de dinero no son tan rápidas, así que se debe buscar oportunidades de negocio a diario y a la vez encargarte de todo, desde si una computadora dejó de prender hasta lidiar con un cliente que no te quiere pagar.

El error de muchos emprendedores es el ego o el miedo a trabajar con gente más experimentada, pero el camino al éxito es ser humilde y estar abierto a muchos cambios. Siempre hay que escuchar, no a imponer.

La forma de lidiar con los clientes se tiene que manejar con el seguimiento a su cobranza, o incluso a un conflicto interno con tu equipo de trabajo.

Después de un despido laboral, Vieri Figallo comenzó a diseñar tarjetas de presentación, y hoy su empresa está conformada por 25 personas. En su haber ha trabajado para Doritos, Funeral Pet, Avon, Playboy Condoms, Danesa 33, Atún Dolores, BIVA, Hublot, Remington, entre otros.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS No es conveniente emprender

Te compartimos el siguiente vídeo

Deja un comentario