Aprende a leer tu historial en el buró de crédito

Para muchos empresarios aparecer en el buró de crédito es una especie de señal negativa que podría cerrarles puertas, y hasta se sienten más cómodos con opciones financieras que aseguran no revisar este documento, pero la realidad es distinta, y si aprendes a leer tu reporte conocerás tus debilidades y fortalezas.

Estar en el buró de crédito no es malo, es la forma en la que apareces lo verdaderamente importante, pues cualquiera que tenga alguna clase de préstamo estará en él, lo que es más el no aparecer sí puede ser un obstáculo para obtener un préstamo pues no existen los elementos para evaluar tu desempeño.

El buró de crédito son en realidad las Sociedades de Información Crediticia (SIC), instituciones encargadas de recopilar y administrar información relativa a la forma en que una persona paga y maneja sus adeudos comerciales, bancarios o cualquier otro préstamo, así como la puntualidad con la que realiza los pagos.

Este registro se entrega, previa autorización del titular a las empresas que otorgan créditos como bancos, hipotecarias, tiendas departamentales, empresas de financiamiento automotriz, como una herramienta para que decidan si entregan o no un crédito.

La Ley establece que las SIC sólo pueden dar información sobre una persona en dos casos: cuando un usuario solicita su reporte de crédito y cuando una empresa otorgante de crédito lo solicita, previa autorización del cliente.

En nuestro país son tres las SIC dedicadas a esta labor: Trans Union para personas físicas; Dun & Bradstreet para personas morales y Círculo de Crédito que fue creado para dar información sobre el comportamiento de personas físicas con ingresos máximos de ocho salarios mínimos al mes y actualmente maneja también información de empresas.

Las instituciones con quienes se contrata un crédito son las que proporcionan a las SIC reportes mensuales sobre el comportamiento de pago. Dichos informes se concentran en un documento que se conoce como Reporte de Crédito Especial (RCE) que puedes solicitar una vez cada doce meses sin costo siempre y cuando la entrega se realice por internet, correo electrónico o directamente en la oficina de atención a clientes de la SIC correspondiente. Toma en consideración que algunos de los datos que se te pedirán están en tus estados de cuenta.

Una vez con tu reporte podrás ver a detalle cada crédito bancario o no bancario que tengas contratado o que hayas cancelado no hace más de seis años, por ejemplo televisión de paga, telefonía celular de pospago, créditos con tiendas departamentales e incluso la renta si tu contrato de arrendamiento lo firmaste a través de una empresa que pertenezca a la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios. Estos últimos, como son créditos menores, generalmente se reportan a Círculo de Crédito, aunque también pueden estar registrados en Buró.

Para cada préstamo se indica la institución que te lo otorgó, el número y el tipo de crédito (tarjeta de crédito, préstamo de nómina, crédito automotriz), el saldo que adeudas, si la cuenta está vigente o ha sido cancelada. Toma en cuenta que si tienes por ejemplo, una tarjeta de crédito que ya no quieres, no basta con dejarla de usar y olvidarte de ella, tienes que cancelarla pues mientras no lo hagas la cuenta sigue activa y el banco puede cobrarte comisiones como la anualidad que, si no pagas se reflejará en una nota de incumplimiento en tu historial crediticio.

En el reporte que otorga Círculo de Crédito se indica si el crédito está o no vigente, si hubo atrasos y el monto vencido en caso de haberlo.

El reporte que da Buró de Crédito es un poco más amplio, te muestra primero un resumen de tus créditos y un indicador de tu comportamiento de pago:

Una palomita en verde indica una cuenta al corriente, un reloj en amarillo un atraso de 1 a 89 días y un signo de admiración en rojo una deuda sin recuperar o un retraso mayor a 90 días.

El documento presenta también un histórico de pagos que refleja a detalle cómo se ha pagado ese crédito durante los últimos 24 meses. A cada crédito le corresponde una calificación, que muestra la oportunidad con que se pagó en ese periodo que puede ser desde estar al corriente hasta fraude cometido por el consumidor (por ejemplo, si dio datos falsos al solicitar un crédito) o simplemente cuenta muy reciente para ser informada.

Algunas claves que pueden aparecer son: CA (Cuenta al corriente vendida) cuando la entidad financiera o empresa comercial otorgante del crédito vendió su cartera activa al corriente a otra institución. CC (Cerrada por el consumidor). CV (Cuenta vencida vendida) cuando se vendió la cartera con problemas de pago a otra institución. CL (Cuenta en cobranza pagada totalmente). TC (Sustitución de deudor) El pago del crédito es transferido a otro cliente. NV (Cuenta vencida vendida a un no usuario de buró de crédito.) LS (Tarjeta de crédito extraviada o robada). LG (Pago menor por programa institucional o gubernamental). LC (Pago menor acordado con el consumidor). RA (Cuenta al corriente reestructurada por programa institucional). RE (Cuenta reestructurada pagada totalmente) RV (Cuenta vencida reestructurada acordada con el consumidor). PC (Enviado a despacho de cobranza). UP (Cuenta que causa quebranto) cuando el saldo de la cuenta es reportado como pérdida por la entidad financiera o empresa comercial.

Por regla general, se borrarán:

– En un año: deudas menores o iguales a 25 UDIS1 ($117.3).

– En dos años: deudas mayores de 25 UDIS hasta 500 UDIS ($2,346.4).

– En cuatro años: deudas mayores a 500 y hasta 1,000 UDIS ($4,692.8).

– En seis años: deudas menores a 400 mil UDIS ($1,877,118.4).

– No se eliminan: deudas mayores a 400 mil UDIS.

Pero incluso con los datos borrados no estás exento de una mala presentación ya que los otorgantes de crédito consideran que una persona que tiene mucho tiempo de haber sido registrada en el buró y que no cuenta con ningún crédito es un mal pagador. Aunado a ello, el tiempo que estés con malas calificaciones será difícil obtener un crédito.

Finalmente considera que tienes derecho a realizar dos reclamaciones anuales sin costo a las SIC en caso de no estar de acuerdo con tu Reporte de Crédito. Los motivos de la reclamación pueden ser por errores en tus datos personales o puedes reclamar si en tu reporte aparecen créditos que no hayas solicitado, o si hay errores: créditos liquidados que aparezcan como vigentes, créditos pagados puntualmente y que aparezcan con retrasos, créditos que no aparezcan, saldos incorrectos, etc.

Ariadna Cruz con información de Condusef

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”gHTJXRZTf4w”]

2 thoughts on “Aprende a leer tu historial en el buró de crédito

Deja un comentario