Buenas finanzas todo el año

Para muchas personas es difícil resistirse al espíritu consumista que impregna las festividades decembrinas, provocando que la cuesta de enero les parezca interminable, lo cual se ve reflejado en la disminución del consumo al inicio de año, pero tu negocio no tiene que sufrir las consecuencias, aquí están 12 consejos para que mejores las finanzas de tu empresa y tengas un año de éxitos.

1.- Antes de contratar un producto o servicio financiero, investiga cómo funciona, cuánto cuesta y si se adapta a las necesidades de tu empresa.

2. Vigila que en tu establecimiento no se desperdicien recursos como luz, gas, electricidad, materias primas, etc.

3. Gasta lo que tienes presupuestado; si realmente es necesario, paga con la tarjeta de crédito, pero liquida la deuda antes de la fecha límite de pago.

4. Crea un fondo para emergencias en una cuenta de ahorro o cheques, así podrás disponer de dinero si te llega una buena oportunidad de negocio.

5. Si tienes problemas para pagar las tarjetas de crédito, deja de utilizarlas y empieza por pagar la deuda más pequeña.

6. Si se te olvida realizar los pagos de servicios, tarjetas, préstamos, etc. Puedes crear una fuga importante de dinero en tu negocio. Para evitarlo, utiliza el servicio de domiciliación para que se realicen automáticamente en la fecha señalada.

7. Haz un presupuesto y revisa qué gastos puedes reducir o eliminar. Generalmente en el caso de lo servicios básicos siempre se pueden mejorar hábitos que reduzcan el desperdicio de agua, electricidad, gas, etc. En la oficina, por ejemplo, puedes dejar de imprimir documentos de forma indiscriminada y, en su lugar, envía correos electrónicos, postea en las redes sociales, guarda archivos en dispositivos móviles de almacenamiento.

8. Planea tus gastos y mantén un ahorro disciplinado, ello te evitará padecer crisis financieras, por ejemplo, si repentinamente se descompone alguno de los equipos básicos en tu operación diaria y no tienes dinero para repararlo o comprar uno nuevo, tendrás que pedir un crédito, pagar intereses, perder jornadas de trabajo, etc. Así que mejor ponte a llenar la alcancía desde enero, aunque sea en cantidades reducidas.

9. No sólo ahorres, invierte. Fíjate metas, anota cuánto dinero necesitas para lograrlas y en cuánto tiempo, así tu dinero no perderá poder adquisitivo guardado en el banco.

10.- Asegura tu local, maquinaria, equipo y, si se puede, hasta los accesorios básicos para que tu negocio opere a la brevedad, en caso de algún siniestro o desastre natural. Para ello infórmate sobre las opciones de seguros que se ofrecen en el mercado.

11.- Ahorra para tu retiro y  no dejes tu futuro a la deriva. Afores, seguros totales, fondos de pensión, entre otras son las opciones que tienes a tu alcance.

12.- No le temas a los créditos. Bien administrados, dichos productos financieros permiten a las empresas crear bases sólidas con mayor facilidad.

Karina Hernández Barrera

Información relacionada

[tubepress views=”false” title=”false” length=”false” video=”VlFPOVrcDwc”]

Deja un comentario